BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Seguir nuestro ejemplo.

Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes. 1 Timoteo 4:12

Alicia, que tiene sólo seis años y está comenzando a leer, solía ver a sus padres y a sus abuelos cuando leían la Biblia por la mañana. Un día, muy temprano, se despertó antes que todos los demás. La abuela la encontró sentada en el sofá, con la Biblia y un librito de devociones sobre la falda. Ella quería seguir el ejemplo de pasar tiempo con Dios al comienzo del día.
Timoteo, un joven pastor, enfrentaba grandes responsabilidades en la iglesia de Éfeso: capacitar a creyentes, guiar en la adoración, combatir la falsa doctrina. El apóstol Pablo, más maduro y experimentado, le dio instrucciones sobre cómo liderar a la iglesia en estas áreas, pero también mencionó la importancia de la conducta personal. Dijo: «Sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza» (1 Timoteo 4:12).
Pablo desafió a Timoteo con estas palabras: «Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina» (v. 16). Si prestaba atención a su vida espiritual y mantenía una doctrina sólida, sería un buen ejemplo para la familia de la iglesia.
Todos tenemos personas que nos observan. Aun la pequeña Alicia tiene hermanos menores que se fijan en lo que ella hace. Vivamos la vida de tal manera que aquellos que sigan nuestro ejemplo ayuden a otros en su andar con Dios.

Un buen ejemplo vale más que un buen consejo.

Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario.    Fecha de publicación  5/10/2010 9:46 AM
Número de visitantes  1821


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad