BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña, p/este sitio::


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Confiar con todo el corazón

Y clamando dijo: Jehová Dios mío, ¿aun a la viuda en cuya casa estoy hospedado has afligido, haciéndole morir su hijo? Y se tendió sobre el niño tres veces, y clamó a Jehová y dijo: Jehová Dios mío, te ruego que hagas volver el alma de este niño a él. Y Jehová oyó la voz de Elías, y el alma del niño volvió a él, y revivió. 1 Reyes 17:20-22
 Al leer este pasaje no podemos dejar de exclamar: ¡Qué oración, Elías!, cómo pudiste decir: "Permite que este niño vuelva a la vida, como sucedió con Enoc, como sucedió con Isaac, como sucedió con Moisés."  No había ningún procedente de un milagro así. Pero Elías dice: "Señor, creo que vas a hacer un milagro.  Te pido que realices lo imposible."  Luego espera.  Todo en ese transcedental momento de fe estaba en las manos del Señor.
Es posible que usted esté hoy en el proceso de poner su vida delante del Señor de esta manera. Su situación es crítica, y sólo un milagro puede insufiar nueva vida a su realidad.  Usted no controla en absoluto las circustancias. Por tanto, lleve su situación a ese lugar especial, póngase bajo la sombra del Señor, ponga la situación delante de Él, póstrese delante de Dios, implore su intervención, crea absolutamente en su milagroso poder, y niéguese a apoyarse en su propio discernimiento.
El doctor Raymond Edman, en su pequeño libro titulado In Quietness and Confidence (En Quietud y Confianza), escribe sobre un hombre temeroso de Dios que enfrentó una prueba así.
Así fue como el enfrentó. Tuvo un momento de quietud con el Señor, y luego escribió estas palabras para sí mismo.  
En primer lugar, Él me llevó a esta situación; es por su voluntad que estoy en este trance: descansaré en ese hecho.
En segundo lugar, Él me protegerá con su amor, y me dará la gracia para que me comporte como su hijo.
En tercer lugar, Él convertirá esta prueba en una bendición; me enseñará las lecciones que Él quiere que aprenda; y me dará la gracia que Él quiere concederme.
 Finalmente, Él me rescatará en su tiempo, el cómo y el cuándo Él lo sabe.
 ¿Puede usted hacer las siguientes afirmaciones? Si puede. . . ¿las hará?
1. Me hallo en esta situación por disposición divina.
2. Estoy bajo protección.
3. Estoy bajo preparación.
4. Él me mostrará su propósito en su tiempo.
Por disposición divina, bajo la protección de Dios, bajo su preparación, en su tiempo. ¡Qué síntesis tan magnifica de lo que significa confiar en el Señor con todo el corazón!

Escrito por:   Charles R. Swindoll    Fecha de publicación  10/5/2010 11:20 AM
Número de visitantes  1827


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad