BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Mineros

"Él nos libró del dominio de la oscuridad y nos trasladó al reino de su amado Hijo, en quien tenemos redención, el perdón de pecados." Colosenses 1:13-14 (NVI)

Y finalmente los mineros fueron rescatados. El 5 de agosto la mina de San José, en Copiapó en Chile se derrumbó. 662 metros bajo la superficie había treinta y tres mineros. Tras el derrumbe todos suponían lo peor. Doce días después, mientras se estaban haciendo las primeras perforaciones buscando los cadáveres, encontraron señales de vida. Milagrosamente los 33 mineros se habían refugiado en el taller, una zona de resguardo y seguridad. Eso les salvó la vida. Desde entonces comenzaron los trabajos de rescate. Perforación de la dura roca con metodología de la NASA, mientras la asistencia médica, psicológica y humanitaria trataba de mantener a los mineros controlados y estables.
Más de 70 días vivieron en la cueva, sin contacto con el sol. Perdieron la orientación del día y de la noche, la noción del tiempo, perdieron la conciencia de la realidad, los ojos se acostumbraron a la penumbra, los ritmos del cuerpo se adaptaron a esa situación de rigor, la convivencia era áspera, se cambiaron los códigos de conducta, se aceptaron acciones que en la superficie eran impensables. Y sobrevivieron. Por eso tomaron tantos cuidados al rescatarlos de a uno. La principal preocupación era que la subida de más de 60 minutos no sea traumática y que el efecto de la luz no impacte negativamente.
El cambio fue absoluto. Pasaron de la oscuridad y humedad de la mina a la frescura, luminosidad y amplitud de la planicie. El reencuentro con las familias, los amigos, las cámaras de televisión, regresaron a la realidad. Solo quien sale de la oscuridad más absoluta puede disfrutar con plenitud de las ventajas de la luz.
Es el mismo beneficio que nos dio Jesucristo cuando nos salvó. Vivíamos con la consigna del diablo, en su reino de oscuridad y habíamos perdido la conciencia. Y con su muerte en la cruz, Cristo nos rescató del hoyo donde vivíamos pensando que estábamos bien. Nos cambió la realidad, nos abrió la visión a una realidad luminosa y espiritual. Le volvió a dar sentido a la vida y nos liberó.
¡Glorioso Salvador que hizo un milagro más impresionante, poderoso y glorioso que rescatar a 33 mineros del desierto de Copiapó! Él te rescató.

REFLEXIÓN — Jesucristo te cambia el hábitat.

Un gran abrazo y bendiciones

Escrito por:   Daniel Pérez Cliffe.    Fecha de publicación  10/14/2010 2:18 PM
Número de visitantes  1195


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad