BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Firmes en Cristo

Filipenses 4:1 Así que, hermanos míos amados y deseados, gozo y corona mía, estad así firmes (continuamente o habitualmente) en el Señor, amados.
Mientras va pasando el tiempo, nosotros los cristianos podemos perder el entusiasmo por el Señor y Su iglesia. Podría ser que tal vez estamos entre aquellos que “ponen la mirada en las cosas de este mundo” (Fil. 3:19). Satanás es muy astuto al proporcionar la tentación adecuada, la forma equivocada de pensar, argumentos para tener amargura, o un sin número de razones para que nuestra mente justifique llegar a ser solo espectadores o simplemente inútiles para el Reino de Dios. La clave para la fidelidad es hacer que el cielo sea nuestra ciudadanía principal, en lugar de estar aferrados a una nacionalidad, dejándonos entonces libres para vivir en cualquier parte. Mientras esperamos ansiosamente la Segunda Venida de Cristo, no debemos gastar el tiempo en nada que no le agrade a El (Fil.3:20). Finalmente en esta carta también observamos la necesidad de tener confianza en el poder de Dios por medio del cual “puede también sujetar a sí mismo todas las cosas” (3:21). Nosotros sabemos que Jesús puede controlar todas las circunstancias en nuestras vidas de acuerdo a Su propósito.
Deseo mencionar además que ayudar a los nuevos creyentes era la pasión de Pablo desde un principio, cuando él y Bernabé decidieron regresar al Asia la Palabra de Dios dice que ellos confirmaban “los ánimos de los discípulos, exhortándolos a que permaneciesen en la fe, y diciéndoles: Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.” (Hechos 14:22). Te menciono que la inestabilidad o incertidumbre espiritual vienen de la desilusión, dudas y desaliento; cosas que debilitan al creyente cuando éste enfrenta pruebas. Pablo les enseñó a los discípulos a obedecer mandamientos específicos lo cual produce estabilidad y fuerza.
Pablo como un hombre sabio y espiritual usa este contexto para exhortar a sus amigos con una de las frases más cariñosas de todas sus epístolas, “mis hermanos y hermanas, queridos amigos a quienes tengo ansias de ver, mi gozo y mi corona …” Pablo amaba a los creyentes de la iglesia de Filipos. Ellos eran su familia (“mis hermanos y hermanas”). Aquí me pregunto y te pregunto ¿Nosotros, sentimos que nuestros hermanos creyentes son nuestra familia, o son simplemente “extraños”? Ellos eran sus “queridos amigos” con quienes Pablo quería estar (“ansiaba verlos”). ¿Nosotros pasamos tiempo con los miembros de la iglesia, discípulos o con el grupo de estudio bíblico? ¿Son los miembros de nuestra iglesia nuestros amigos? Pablo los veía como su “gozo y su corona.” La recompensa que Pablo obtendría en el Trono del Tribunal de Cristo, por servirle a Él, serían los creyentes que habría guiado al Señor.
El mandamiento para los creyentes era “estar firme en el Señor ” (”ser constante y perseverar”). Cuando estamos firmes en Dios tenemos el beneficio de seis prácticas principales que proporcionan estabilidad espiritual: (a) Aseguramos tener armonía entre los creyentes. (b) Mantenemos una actitud de gozo. (c) Se aprende a estar contento en cualquier situación. (d) Aprendemos a descansar en la fe. (e) Aprendemos a depender y buscar más a Dios en oración. (f) Desarrollamos una manera de pensar cristiana.
El mandamiento típico para un soldado es estar firme en la batalla resistiendo los ataques, para que logre no darse por vencido, ni renunciar. La frase “en el Señor” se refiere a la obediencia de estos mandamientos que Él nos ha dejado en su Palabra. Este mandamiento también lo podemos reforzar, recordando aquello que Pablo les ordenó a los creyentes: “solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo,… que estéis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio, y en nada intimidados por los que se oponen” (1:27-28a).
Ahora bien terminando es bueno que nos preguntemos ¿Como medirías tu militancia por Cristo, por Su Palabra y propósito? ¿Estás firme en ellos? ¿Te estás manteniendo firme o estás fluctuando en tu fe, o te has apartado? ¿A quién estás alentando para que, junto contigo, se sostenga firme en Cristo?
La firmeza en Cristo es muy importante para tu vida, para tu familia y es un testimonio para quienes te rodean.

Escrito por:   Editores de Verdades para Vivir.    Fecha de publicación  12/6/2010 4:53 PM
Número de visitantes  1816


Previo: Su Paz
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad