BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Si tienes a Cristo tienes todo

Todo en Navidad giraba alrededor del Cristo los ángeles, pastores, María, José, los magos. Todo estaba centrado en Él. Podemos entender que quien venía a la Tierra no era un ser humano más, según la Biblia es:
- Jesús, que salvaría al pueblo de sus pecados (Mt. 1:21)
- Emanuel, que traducido es Dios con nosotros (Mt. 1:23)
- Será llamado Hijo del Altísimo (Lc. 1:32)
- Santo ser, que nacerá, será llamado Hijo de Dios (Lc. 1:35)
- Salvador, que es Cristo el Señor. (Lc 2:11)
- Ungido del Señor (2:27).
El Dr. Chafer nos dice: En su encarnación Él retuvo cada atributo esencial de su deidad. Su total deidad y completa humanidad son esenciales para su obra en la cruz. Si Él no hubiera sido hombre, no podría haber muerto; si Él no hubiera sido Dios, su muerte no hubiera tenido tan infinito valor.
Juan declara (Jn. 1:1) que Cristo, quien era uno con Dios y era Dios desde toda la eternidad, se hizo carne y habitó entre nosotros (1:14).
Pablo, asimismo, declara que Cristo, quien era en forma de Dios, tomó sobre sí mismo la semejanza de hombres (Fil. 2 : 6-7) ; «Dios fue manifestado en carne» (1 Ti. 3 : 16) ; Y Él, quien fue la total revelación de la gloria de Dios, fue la exacta imagen de su persona (He. 1 :3).
Lucas, en más amplios detalles, presenta el hecho histórico de su encarnación, así como ambos su concepción y su nacimiento (Lc. 1: 26-38; 2: 5-7).
En la Biblia es maravilloso descubrir muchos contrastes, pero ninguno más sorprendente que aquel que Cristo en su persona muestra, no podemos olvidar que Cristo fue al mismo tiempo verdadero Dios y verdadero hombre. Las ilustraciones de estos contrastes en las Escrituras son muchas y nos ayudan a maravillarnos de su persona:
a. Él estuvo cansado (Jn. 4:6), y ofreció descanso a los que estaban trabajados y cargados (Mt. 11: 28).
b. Él tuvo hambre (Mt. 4:2), y era «el pan de vida» (Jn. 6: 35).
c. Él tuvo sed (Jn. 19:28), y Él era el agua de vida (Jn. 7: 37).
d. Él estuvo en agonía (Lc. 22:44), y curó toda clase de enfermedades y alivió todo dolor.
e. Aunque había existido desde la eternidad (Jn. 8: 58), El creció «en edad» como crecen todos los hombres (Lc. 2:40).
f. Sufrió tentación (Mt. 4: 1) y, como Dios, no podía ser tentado.
g. Se limitó a si mismo en su conocimiento (Lc. 2: 52), aun cuando El era la sabiduría de Dios.
Que maravilloso es Nuestro Señor por eso en Navidad todos debemos estar enfocados en Él, porque Cristo como escribe y detalla un pastor es Inigualable: Cuando Cristo nació, nació en contradicción a las leyes de la vida y murió y venció contradiciendo las leyes de la muerte. Vivió en pobreza, aun cuando era Dueño de todo. No tuvo ningún título oficial, ni carrera universitaria. No fue político, ni fue rey en este mundo aunque era Rey de Reyes. Cuando nació, no estuvo en un palacio aunque era de la realeza Divina. Cuando nació no buscaba la fama, pero su llegada estremeció el reino de Herodes, que lo busco para matarlo. Cuando era adolescente los sabios y eruditos del Templo se asombraron. Cuando fue adulto calmó la tempestad y dominó la naturaleza, habló con autoridad y el Cielo tembló. Caminó sobre el mar como si fuera pavimento. No tenía plantaciones, sin embargo alimentó a miles. Sanó a miles de personas y no cobro un centavo. No escribió un libro, pero no hay biblioteca en el mundo que alcance a retener los libros que hablan de Jesucristo. No compuso una canción, pero miles de melodías están dedicadas a está maravillosa persona. No fundo un colegio, pero ningún colegio tiene tantos discípulos como Él. No comenzó ningún ejército, pero tiene millones de soldados fieles y por toda partes del mundo. Este precioso Señor Jesucristo no practico siquiatría, pero curo más almas que cualquier otra persona.  Cuando Él murió, el sol no quiso brillar, la tierra tembló, las rocas se partieron y los sepulcros se abrieron, la tierra que fue teñida con su sangre no pudo retener su cuerpo. Cada semana el mundo se detiene, para  que la gente vaya a templos escuchar de Él y recordarle. Todos los hombres de la humanidad, grandes estadísticas, filósofos, científicos, héroes y guerreros han vivido y se han ido,  pero su Nombre abunda más y más... y sigue creciendo. Transcurrieron mas de 200 años y Cristo vive, Herodes no puedo destruirle, la muerte no pudo retenerle. Él esta colocado en lo mas alto del pináculo de la Gloria de Dios, Él es reconocido por Dios, alabado por los ángeles, adorado por los hombres, temido por los demonios, Él es el Cristo vivo, Señor de Señores y Rey de Reyes, precioso Salvador, piedra angular, fundamento de la Iglesia, Pastor incansable, Dios de paciencia, consolación y esperanza.

Aquel que tiene en su vida a Cristo, tiene Todo.

Escrito por:   F. Chafer - Marcelo de la Llave    Fecha de publicación  12/27/2010 11:19 PM
Número de visitantes  1744


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad