BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Dame, Dame

"Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos; ni vuestros caminos mis caminos". Isaías 55:8

Escuché los gritos mucho antes de poder ver de quién provenían, pero al avanzar con mi carrito de compras y dar la vuelta al siguiente pasillo del supermercado, ¡allí estaba él! Con lágrimas de ira brotándole de los ojitos entrecerrados, el pequeñín gritaba: «¡Dame, Dame!». Su mamá me miró por un momento. No voy a discutir si hizo lo correcto o no, pero, avergonzada y exhausta, tomó ese caramelo barato y lo echó en su carrito. Creo que reconocí a ese niñito y pensé... se parece mucho a mí. Sí, a menudo he sido como un niño testarudo. Y algunas veces incluso le he suplicado a Dios:« ¿Por qué no? ¿Por qué no puedo tenerlo?» En ocasiones, Dios me ha dado cuanto quería, pero no porque yo le agotara la paciencia. No, creo que aquello que Él quería que viese, es que sucede cuando obtengo aquello que deseo y la manera como a veces lo obtengo. Lo que pensamos que es mejor, no es necesariamente lo mejor que Dios desea para nosotros. En Isaías 55:8, el Señor dijo: «Porque Mis pensamientos no son vuestros pensamientos; ni vuestros caminos Mis caminos».
En su libro Días de Gracia, el campeón de tenis Arthur Ashe parafraseó a Santiago 1:5 cuando le escribió este consejo a su hijita: «Pídele a Dios la sabiduría para saber lo que está bien, lo que Dios quiere que se haga y la voluntad para hacerlo».
Esa es exactamente la clase de oración sincera que Dios quiere escuchar de Sus hijos.

Reflexión: Si Dios no nos da lo que pedimos, podemos estar seguros que Él tiene algo muchísimo mejor.

Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario.    Fecha de publicación  3/9/2011 10:05 AM
Número de visitantes  1455


Próximo: La causa
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad