BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña, p/este sitio::


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¿Cuáles son las características de una vida llena del Espíritu?

¿Cómo puede uno saber si es lleno del Espíritu? ¿Cómo será su vida? ¿En qué forma serán los cristianos llenos del Espíritu semejantes a otros cristianos, y cómo serán diferentes? Las contestaciones a estas preguntas son importantes para poder tener dirección conveniente para la vida llena del Espíritu y evitar erigir un modelo subjetivo que queramos imponer a los otros creyentes para que ellos prueben que son llenos del Espíritu.
 l. Semejanza a Cristo.
La semejanza a Cristo es la manifestación primaria de ser lleno del Espíritu. También es una característica universal de ello; es decir, que todos los que son llenos del Espíritu mostrarán en sus vidas los rasgos de semejanza a Cristo.
¿Cuál es la genuina semejanza a Cristo? Independiente de lo que sea o no sea, la mayoría está de acuerdo en que es el fruto del Espíritu; y esto, según lo que nos dice Gálatas 5:22, 23, comporta nueve características. Si el Espíritu gobierna la vida de uno, entonces el fruto del Espíritu se mostrará y eso será la semejanza a Cristo.
2. Una vida de servicio. «En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyesen en él; pues aún no había venido el Espíritu Santo, porque Jesús no había sido aún glorificado» (Jn. 7:37-39).
¿Qué clase de servicio hará el creyente lleno del Espíritu? En general, la contestación es que se verá ejercitando con el poder del Espíritu su particular combinación de dones espirituales. Pero hay una contestación más específica todavía que surge de algo interesante que acompañaba el ser llenos del Espíritu en el libro de los Hechos. Observe los casos en que se menciona el ser lleno del Espíritu y lo que sucedió después. En cada caso en que el Espíritu llenó a alguien en el libro de los Hechos, ese llenado, controlando a los discípulos en su servicio para el Señor, dio como resultado la salvación de almas. Este eslabón entre el ser lleno y el ganar almas debiera ser más estrecho en la vida de la mayoría de los creyentes.
 3. Alabanza, adoración, acción de gracias y sumisión.
El clásico versículo en cuanto al ser lleno del Espíritu en Efesios 5: 1 8 va seguido de una lista de cuatro características de tal clase de vida.
La primera es la expresión externa de alabanza mediante el comunicarse uno a otro « con salmos, con himnos y cánticos espirituales».
La segunda es una actitud interna de adoración evidenciada por «cantando y alabando al Señor en vuestros corazones».
La tercera es «dando siempre gracias por todo». Esta expresión es tan inclusiva como sea posible, siendo escrita por un hombre que, por entonces, estaba arrestado en su casa en Roma.
La cuarta es la sumisión de uno a otro, lo que afecta a todas las relaciones de la vida, de modo que la paz y la armonía reine entre maridos y mujeres, padres e hijos, empleados y jefes.
¿Cómo puedo saber si soy lleno del Espíritu? La contestación más sencilla es una sola prueba: ¿He entregado yo, en cuanto sepa, la dirección de mi vida a Él? Si la contestación es sí, entonces usted es lleno del Espíritu. Pero esto no significa que va a durar ni siquiera por un día. Pues mañana otro problema o una circunstancia nueva puede surgir en la que usted mismo tomará el control y en ese aspecto no será lleno del Espíritu. La prueba básica es la del control; las evidencias corroboradoras de ser lleno del Espíritu son las características que acabamos de discutir. Si se está desarrollando la semejanza con Cristo (nunca se perfeccionará ni se desarrollará plenamente en esta vida), si su vida se da al servicio de ganar almas, y si la alabanza, adoración, acción de gracias y sumisión se ven en su corazón y en sus acciones, entonces el Espíritu está controlando. Usted no necesita esperar a que suceda cualquier sorprendente manifestación de ser lleno del Espíritu, ni necesita pedir que ocurra una experiencia extática. Entregue el control a Dios; manténgalo allí, y haga todo lo posible, todo cuanto esté en su poder, para desarrollar las características bíblicas de una vida llena del Espíritu Santo.
Si desea conocer más aspectos sobre la Llenura del Espíritu, le motivamos a estudiar el curso Equilibrio en la Vida Cristiana, lecciones que encuentra en el Ciclo de  Estudios de Vida y Hogar Cristiano.

Escrito por:   Charles Ryrie.    Fecha de publicación  4/6/2011 4:29 PM
Número de visitantes  3378


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad