BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Dios siempre restaura

"Simón, Simón, mira que Satanás ha pedido zarandearlos a ustedes como si fueran trigo. Pero yo he orado por ti, para que no falle tu fe. Y tú, cuando te hayas vuelto a mí, fortalece a tus hermanos." Lucas 22:31 (NVI)
Si hay un sujeto que me alienta en mi vida cristiana es Pedro. Me identifico mucho con sus buenas intenciones y sus fracasos rotundos. Con su deseo de agradar a Dios y su facilidad para equivocarse. Jesucristo acababa de anticipar la traición de Judas y Pedro (fiel a su estilo), prometió fidelidad hasta la muerte. ¡Con que facilidad prometemos a Dios cosas que en la práctica jamás podremos cumplir!
Pedro siempre iba al frente. Era el primero en hablar, y aunque dijera una tontería hay que reconocerle su intención de participar y opinar. En esta ocasión, hizo lo mismo y habló más de la cuenta. ¡Gracias a Dios por la impulsividad de Pedro, que motivó esta declaración del Señor!
Antes que los demás intenten imitarlo prometiendo fidelidad y valor extremo, Cristo le advierte con seriedad que el diablo había pedido permiso para zarandearlo. Y Dios se lo había permitido. El enemigo iba a tocar duramente al impetuoso discípulo y lo iba a lastimar a conciencia. Es una realidad que Satanás se encarga de zarandearnos a diario. Y se ocupa especialmente en cada cristiano fiel para doblegarlo y cansarlo. Como no puede sacarnos la salvación, su mayor objetivo es someternos por el peso de los problemas y alejarnos de Dios.
Pero Jesucristo también le dice a Pedro, que Él estuvo orando para que su fe no falte. ¡Jesucristo mismo estaba clamando al Padre para que Pedro no tropezara! ¡Qué aliado tenía Pedro a su favor! Dios lo sostenía personalmente para que su fe no se desmorone. Pero Cristo sabía del fracaso de Pedro. Y por eso le recuerda que a pesar de los tropiezos, Dios siempre restaura.
No importa cuantas veces nos caigamos, Dios siempre está dispuesto a darnos la mano para rehabilitarnos y darnos otra oportunidad. Y le pide a Pedro que cuando haya vuelto de su derrota, siga siendo un líder para el resto, y los fortalezca.
Tal vez hoy estás prometiéndole a Dios muchas cosas, tal vez estás en plena derrota negando su Nombre, tal vez estás llorando amargamente tu caída. Dios hoy vuelve a darte otra oportunidad.

REFLEXIÓN - Cuando vuelvas de la zaranda, tenés un lugar al lado de Dios.


Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Escrito por:   Daniel Pérez Cliffe.    Fecha de publicación  4/26/2011 11:38 AM
Número de visitantes  1206


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad