BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
La obra del creyente en la santificación

La necesidad de equilibrio no es quizás más necesaria en ninguna parte que aquí. Estamos tan inclinados a torcer los énfasis, y en esta materia debemos reconocer que, aunque la santificación es obra de Dios, también es obra del creyente. Hay una clase de quietismo en ciertos sectores que elimina cualquier actividad del hombre como « de la carne». El lema de esta clase de enseñanza es « abandona y deja a Dios actuar». Es cierto, desde luego, que este énfasis es apropiado cuando concierne al asunto de la dedicación. Debemos dejar nuestros deseos y ambiciones y dejar a Dios hacer en nuestra vida. Pero en el asunto de la santificación progresiva hay una parte que el creyente desempeña y que definitivamente no debe abandonar. He aquí una declaración típica de tal énfasis:
El hecho glorioso y grande es este, que, al darnos al Espíritu Santo, nos dio Dios todo cuanto necesitamos para la vida cristiana y para el servicio cristiano. No importa lo que yo sea o lo que no sea; no importa lo que pueda hacer o no pueda hacer, pues tengo todo, teniéndole a Él. Dios no nos ha sido dado para ayudarnos cuando estamos haciendo lo mejor que podemos; nos ha sido dado para hacerlo todo, porque por encima de lo mejor que nosotros podamos hacer, Dios ha escrito: « nada bueno»... La fe es quitarse del medio y dejarle a Él operar. La fe es « abandonarse de sí y dejar a Dios actuar»... La única « entrega» que Él nos pide es la entrega que consiente en dejar de hacer y deja que Él haga todo.
Si esto es verdad, entonces todo imperativo del Nuevo Testamento es un mandamiento hueco dirigido a la persona indebida. Pero no es el caso, puesto que las Escrituras sí dicen muy claramente que yo tengo que hacer ciertas cosas que son vitales en el proceso de la santificación. Si no, ¿cómo vamos a entender un versículo como este: « Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios» (2 Ca. 7: 1). Y, desde luego, decenas de otras referencias nos mandan hacer cosas que forman parte del total proceso de santificación. Se manda a la persona hacer cosas como « huir de la idolatría» (1 Co. 10: 14), « huye de las pasiones juveniles, y sigue la justicia» (2 Ti. 2:22), « practica estas cosas» ( 1 Ti. 4: 15), « desecha las fábulas profanas y de viejas» ( 1 Ti. 4:7), y « sobrellevad los unos las cargas de los otros» (Gá. 6:2).
Desde luego, la persona que quiere restar énfasis a la acción humana del proceso de santificación dirá que tales versículos indican que nosotros hemos de dejar al Espíritu Santo (o al Cristo que mora en nosotros) hacer tales cosas por medio de nosotros. Pero incluso en los versículos donde se menciona al Espíritu Santo como formando una parte de la práctica de la exhortación, el cristiano va también incluido como parte necesaria del proceso. Observe el equilibrio cuidadoso entre la persona individual y el Espíritu en el punto muy básico de hacer morir las obras de la carne: « mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis» (Ro. 8: 13).
El sujeto del verbo « hacéis morir» es « vosotros», no « el Espíritu». Sin embargo, lo que hago lo hago «por el Espíritu». La operación de Dios no se suspende porque yo trabaje, ni tampoco el obrar de Dios es cosa aparte de mi obrar.
Debemos recalcar que lo divino y lo humano van juntos siempre en el andar en el Espíritu (Gá. 5: 16). La vida que no satisface los deseos de la carne es la vida que camina por medio del Espíritu y, no obstante, es a mí a quien se manda que camine por medio del Espíritu. Incluso Gálatas 2:20 me recuerda que Cristo vive en mí y yo vivo la vida. En otras palabras, está muy claro en la Biblia que hay una correlación y una conjunción tanto de la operación humana como de la divina en la santificación. El excluir o restar énfasis a una o a otra es perder un aspecto importante de la verdad y tener una espiritualidad desequilibrada y defectuosa.
Estudie este y otros temas en el curso Equilibrio en la Vida Cristiana, disponible en el Ciclo de Vida y Hogar Cristiano.




Escrito por:   Charles Ryrie.    Fecha de publicación  5/9/2011 2:43 PM
Número de visitantes  1370


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad