BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
No aferrarse a nada - Job

En todo esto no pecó Job, ni atribuyó a Dios despropósito alguno. Job 1:22

Sin darse cuenta, al adorar a Dios en medio de su desgracia, Job está diciendo: "¡Para que lo sepas, Lucifer! Yo no me apegué a estas cosas, para empezar.  Y en cuanto a mis hijos, entendí desde el día que tuvimos el primero hasta que tuvimos el último, que todos ellos eran de Dios.  Él es el único que nos los dio, y el único con el derecho de llevárselos cuando quiso reclamarlos.”  
Eso explica el porqué Job pudo decir con toda sinceridad: “¡Bendito sea el nombre del SEÑOR!”, y el porqué la narración bíblica añade: “En todos esto Job no pecó ni atribuyó a Dios despropósito alguno” (Job 1:21,22). Puesto que Job nunca se consideró a sí mismo el único dueño, no tuvo problemas para desprenderse de lo que le pertenecía al Señor.  Cuando uno entiende que todo lo que tiene es prestado, está mejor preparado para renunciar a ello cuando el dueño lo reclama.  
Venimos a este mundo con nuestras pequeñas manos hechas un puño cerrado y gritando, pero siempre las dejamos abiertas sobre nuestro silencioso pecho.  Sin nada venimos, y sin nada nos marchamos.  En este interludio, digamos:  "Señor Dios, bendito sea tu nombre por prestarme todo lo que puedo disfrutar.”
“En todo esto Job no pecó.” ¿No es maravilloso esto? “Ni culpó a Dios.” ¿Por qué habría de culparlo?  Como alguien escribió: “Dios le ha dado un ensayo para la muerte. Todas las cosas, absolutamente todas, le pertenecen a Dios, para ser dadas como un regalo, y para ser reclamadas sin que ello sea contrario a la justicia.  Aquí no valen los “derechos” humanos.  El Señor es el dueño de todo, y Job se regocija por esa realidad. Con una perspectiva perfecta, Job se levantó del suelo, miró a su alrededor todo lo que había cambiado, luego rodeó con su brazo a su afligida esposa, la abrazo y le susurró: “Dios dio, y por alguna razón desconocida, Él decidió llevárselo todo.  Él es el dueño de todo, querida.”
Todo este capítulo pudo haber sido escrito con cuatro palabras: Creo que ellas son la razón por la que Job se convirtió en un hombre de resistencia heroica_" no aferrarse a nada". ¿Está usted haciendo esto?

Escrito por:   Charles Swindoll    Fecha de publicación  6/22/2011 9:14 AM
Número de visitantes  1782


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad