BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Los propósitos de la Tentación - Primera Parte

Si la tentación es universal, tiene que haber alguna razón, hasta posiblemente una buena razón. Y en efecto la hay. De un lado, Dios emplea la prueba para tratar de probar a sus hijos. El mismo Pedro recordó a algunos de los santos que sufrieron en el primer siglo: « . . . aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo» ( 1 P. 1 :6, 7). En este pasaje se emplean las dos palabras principales para tentación o prueba. Una, al final del versículo 6, traducida por « pruebas» , significa básicamente experimentar, atravesar, intentar, y así viene a indicar el concepto de poner a prueba. Cuando esta clase de prueba o de tentación procede de Dios, como ocurrió, al parecer, entre los lectores de San Pedro, no puede ser una solicitación al mal, sino una prueba para mostrar el carácter cristiano de aquellos que son probados. Santiago dice claramente que « Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie» (1: 1 3). De modo que cuando Dios tienta o prueba, lo hace, como dice Pedro en su versículo 7, con el propósito de poner a prueba nuestra fe. Esa palabra, por lo general, incluye la idea de prueba que se pasa con éxito y que, por consiguiente, da aprobación a la persona que es probada. Pablo ganó tal aprobación en las pruebas de los primeros años de su vida cristiana, incluso antes de que empezara su primer viaje misionero. Habiendo soportado las pruebas y dificultades, pudo luego decir que era aprobado por Dios que puso a prueba su corazón (1 Ts. 2:4). Semejante prueba no tiene por objeto sacar a luz de nuestro corazón lo peor, sino lo mejor.
Estudie más sobre la Tentación en el curso Equilibrio en la Vida Cristiana, disponible en el Ciclo de Vida y Hogar Cristiano.

Escrito por:   Charles Ryrie.    Fecha de publicación  6/27/2011 2:08 PM
Número de visitantes  1679


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad