BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Aceptación total

Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios.Job 2:10
Por haber vivido con nuestras esposas durante muchos años y habernos vuelto sumamente cómodos con ellas, tenemos la tendencia a no ser prudentes con las cosas que les decimos. Nuestras esposas, por lo general, son víctimas de nuestras peores palabras. Ya que esto es verdad, tomemos hoy la decisión de ponerle freno a nuestra falta de pureza verbal. Job no dijo nada blasfemo. No insultó a Dios. Tampoco la insulto a ella. Como leímos antes, Job no la llamó “impía” sino “insensata”.
Es cierto que Job fue una figura pública, pero no era desconsiderado con los demás. No importa lo muy conocido o lo importante que usted sea; no importa cuánto tiempo haya estado casado; no importa cuánto dinero tenga; no importa qué tan grande sea su compañía, o su iglesia; ningún hombre tiene el derecho de dirigirse a su esposa con aires de superioridad. Ella es su socia.  Además, ella sabe muchas cosas de usted, ¡y es posible que algún día escriba su largamente aguardada biografía no autorizada!
Acepte a su esposa totalmente; ámela incondicionalmente. Una esposa florece en un contexto de amor y aceptación. Ella es quien es. Dios la convirtió en la mujer que es. Y me permito recordarle, también, que ella es la esposa que usted eligió. Su mujer se ha convertido en la mujer que Dios está formando, y eso exige aceptación total y amor incondicional por parte de usted. Idealmente, esta combinación da como resultado un fuerte compromiso. Ambos estarán en esta relación por mucho tiempo. Se mantendrán juntos. Y ninguna cantidad de apuros, dificultades, aflicciones o pruebas les separará. En realidad, esto puede unirlos aún más.
Lamentablemente, muchos matrimonios se mantienen unidos por hilos muy delgados y frágiles. Cuando lleguen las pruebas, por causa de los parientes políticos, de los hijos, quizás una dificultad en su nacimiento que les produce algún defecto; o reveses en el área comercial o financiera.., lo que sea; unan deliberadamente sus fuerzas y tomen la resolución de mantenerse unidos. Dígale a su esposa lo mucho que ella significa para usted. Háblele del valor que ella tiene en su vida, de lo mucho que ella representa para usted. Son muchos los hombres que buscan la manera de escapar cuando los problemas se agudizan.    
No huya. Póngase firme consigo mismo y permanezcan juntos, pase lo que pase.

Escrito por:   Charles R. Swindoll    Fecha de publicación  7/6/2011 9:00 AM
Número de visitantes  1344


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad