BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Desde la perspectiva de Dios

Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Romanos 8:22-23

Cualquier estudio sobre la vida del apóstol Pablo requiere una mirada seria al tema del sufrimiento, un tema que no es agradable tratar. Al referirse a las palabras de Pablo a los Romanos, un escritor cristiano nos dice: “No es sólo nuestro frágil cuerpo el que me hace gemir; es también nuestra naturaleza caída, la cual nos impide comportarnos como debemos. Nuestros gemidos expresan tanto el sufrimiento presente como el anhelo futuro. Sin embargo, algunos cristianos sonríen demasiado (parece que en su teología no hay lugar para el sufrimiento) y gimen muy poco.” Este escritor ha llegado a cansarse de la perpetua sonrisa cristiana y, para ser franco, yo también. Si usted gime y deja que su semblante refleje alguna medida de agitación interior, la gente arrugará la frente con actitud condenatoria como queriendo decir que usted no está andando en el Espíritu. No me malentienda. Yo no encuentro nada ofensivo en que los cristianos rían. Escribí todo un libro en el que digo que el pueblo de Dios necesita reír más. La risa demuestra autenticidad en nuestra vida.  Simplemente, creo que no hay necesidad de tener la sonrisa permanente del gato de Cheshire (el de “Alicia en el país de las maravillas”) en el rostro para dar la impresión que estamos viviendo una vida cristiana victoriosa. Si un hermano en la fe le dice a usted que está pasando por un período particularmente difícil, le aconsejo que no insista en que sonría (yo le digo a la gente de mi iglesia que no me pida que escuche una de mis cintas sobre el gozo cuando notan que me siento decaído). No le diga a la gente que canten con usted cuando piensa que deben estar cantando. A veces, no sentimos ganas de cantar o sonreír. Después de todo, Dios nos dio más de una emoción deliberadamente.
Mi deseo es ayudarle a estar preparado para lo que la vida le lanzará con toda seguridad en el camino. Entiendo que es posible que usted esté llevando una carga o un sufrimiento que yo nunca he experimentado. Es posible que esté viviendo con presiones, o con una enfermedad debilitante, o con un dolor emocional que no soy capaz de imaginar ni remotamente. En casi 50 años de ministerio pastoral, he visto a menudo en los rostros del pueblo de Dios las evidencias de la turbación interior. En esos momentos, cuando no sé qué decir para ofrecer aliento, estoy muy agradecido a las Escrituras. En la Palabra de Dios no sólo descubrimos su voluntad para nuestras vidas, sino también palabras de verdadero consuelo para esos momentos en que la vida se nos desmorona.

Ayudas para el sufrimiento: Los fríos vientos del sufrimiento, las lágrimas y el dolor soplan para todos, pero como cristiano, usted tiene un refugio fuerte sabiendo que:

-Dios lo ama. (Romanos 8:38–39)

-Dios está con usted. (Hebreos 13:5)

-Dios está interesado en sus luchas. (1 Pedro 5:7)

-Dios controla sus circunstancias. (Daniel 2:20–23)

-Dios es digno de confianza. (Romanos 11:33)

-Dios le da suficiente gracia. (2 Corintios 9:8)

-Dios tiene el futuro en sus manos. (Isaías 43:18–19)



Escrito por:   C.Swindoll - Esperanza para el Corazón    Fecha de publicación  9/12/2011 10:53 AM
Número de visitantes  1420


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad