BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Jugada Brusca

"Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar" 1 Timoteo 5:17
Estaba en un encuentro de fútbol donde jugaba mi nieto, que iba al octavo grado, cuando el árbitro indicó que había existido una falta y detuvo el partido. Al parecer, después de haber arrojado el balón, al muchacho que había pasado la pelota, le hicieron una falta, lo cual hizo que se cobrara un penal. El comentarista, desde la cabina de prensa, dijo: «La falta fue jugada brusca al pastor..perdón... quise decir, jugada brusca al jugador». Cuando medite en eso que dijo el relator, pensé: ¡Hoy Dios podría sancionar ese penal en algunas iglesias, por las jugadas bruscas o faltas que cometen los miembros! Sabemos que los pastores no son perfectos. Si esto fuera lo que buscamos, la norma sería tener iglesias sin pastores y sin miembros. Lo que sucede es que Dios nos indica honrar a quienes nos lideran espiritualmente, en particular, a «los que trabajan en predicar y enseñar» (1 Timoteo 5:17). En mi opinión, la labor de pastorear es una de las más difíciles del mundo. Vivimos en un mundo sofisticado, apresurado y complejo, y nuestras expectativas de un pastor de «alto rendimiento» suelen establecer el parámetro a alturas inalcanzables.
Por lo tanto, cambiemos el enfoque y convirtámonos en miembros de alto rendimiento en iglesias que honren a sus pastores con palabras de aliento y con oración. Una nota, correo, o un mensaje de reconocimiento o un «gracias» al entrar a la iglesia servirán muchísimo para estimular a los pastores a servir con gozo y eficacia.
Reflexión: No seas brusco con tu pastor; pásale hoy un poco de ánimo.

Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  9/24/2011 10:16 AM
Número de visitantes  1250


Próximo: Sirviendo juntos
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad