BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Discernimiento de Pedro sobre el Liderazgo - 1 Pedro 5:1-7

Pedro era el líder natural de la banda apostólica. Lo que Pedro hacía, los otros hacían; a donde Pedro iba, los otros también iban. Los errores que cometió, que surgieron de su personalidad impetuosa, fueron muchos, pero su influencia y liderazgo fueron incomparables. Hacemos bien en ponderar el consejo de los años maduros de Pedro a los líderes espirituales de todas las generaciones. Pedro recomienda encarecidamente que nos aseguremos que la «grey de Dios» sea alimentada y cuidada debidamente (1 P. 5:2). Esa es la responsabilidad primordial de un pastor. En estas palabras podemos oír la resonancia de la inolvidable entrevista que tuvo con Jesús después de su fracaso, la entrevista que lo restauró y le aseguró del continuo amor y cuidadode Jesús Jn. 21:15-22). Asimismo, estos «expatriados de la dispersión» (1 P. 1:1), acerca de quienes Pedro escribió, estaban ellos mismos pasando por serias tribulaciones. Pedro podía compadecerse con ellos y por ellos y, pensando en esto, escribió esta carta a los ancianos. Pedro no enfoca a sus lectores desde lo alto, como apóstol virtuoso. Más bien, adopta la posición de co-anciano, caminando al lado de los otros, y llevando cargas similares. También escribe como un testigo de los sufrimientos de Cristo, uno cuyo corazón fue humillado y quebrantado por el fracaso, y conquistado por el amor del Calvario. Es un líder que mira a otros a la misma altura, pero no desde un nivel superior. La obra de un pastor requiere el corazón de un pastor.

Primero, Pedro trata de la motivación de un líder.
El líder espiritual debe emprender su trabajo voluntariamente, no por coerción. Los líderes de la iglesia en los días de Pedro enfrentaban desafíos que amedrentarían el corazón más intrépido. No obstante, Pedro recomienda encarecidamente que no desmayen ni retrocedan. Los líderes tampoco deben servir respondiendo al sentido de un mero deber, sino por amor. El trabajo de pastorear y ayudar a que los nuevos creyentes crezcan, debe hacerse «como Dios quiere», no dirigido por preferencias ni deseos personales. Barclay captura el espíritu de este aspecto con las siguientes palabras: “Pedro dice a los líderes: Pastoreen a la congregación como Dios. Así como Israel es la porción especial de Dios, las congregaciones a quienes tenemos que servir en la iglesia o en cualquier otra parte son nuestra porción especial; y toda nuestra actitud hacia ellas debe ser la actitud de Dios; debemos pastorearlas como Dios. ¡Qué visión se abre aquí! ¡Qué ideal! ¡Y qué condenación! Nuestra tarea es mostrar a las personas la paciencia de Dios, el perdón de Dios, el amor anhelante de Dios, el servicio ilimitado de Dios “.
Cuando Dios nos llama, no podemos rehusamos debido a un sentido de insuficiencia de nuestra parte. Nadie es digno de dicha confianza. Cuando Moisés trató de disculparse, Dios se enojó (Éx. 4:14). No carguemos la responsabilidad del liderazgo a otros porque nos consideramos incapaces.
El líder espiritual no puede tener en cuenta el dinero cuando oye el llamado al liderazgo. Pedro advierte que no trabajemos como codiciando el dinero (1 P. 5:2). Quizás Pedro haya pensado en Judas, cuya pasión por el dinero lo condujo a su caída. A los líderes se los llamará a formular políticas, establecer presupuestos y decidir prioridades, tratar con las propiedades inmuebles, etc. Ninguna de esas cosas puede hacerse bien si la ganancia personal se yergue como un motivo fundamental.
Si usted desea aprender más sobre Liderazgo, le animamos a estudiar el Curso Liderazgo Espiritual del Dr. Oswald Sanders.

Escrito por:   O. Sanders - Liderazgo Espiritual    Fecha de publicación  10/24/2011 4:48 PM
Número de visitantes  1484


Previo: Llevarse Bien
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad