BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña, p/este sitio::


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
La plaga de la Pornografía

La pornografía es simplemente el primer paso en una resbaladiza pendiente de creciente vileza e inmoralidad (Romanos 6:19) Al igual que con la drogadicción, en donde el usuario es llevado a consumir mayores y más poderosas cantidades de drogas, así también la pornografía arrastra a la persona dentro de arraigadas adicciones sexuales y deseos impíos.
Las tres principales categorías del pecado que abarca esta adicción son: “los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida.” (1 Juan 2:16). La pornografía definitivamente nos causa el codiciar las cosas de la carne, e indudablemente es lascivia para nuestros ojos. Definitivamente la pornografía no califica como una de las cosas en las que debemos pensar, ya que es imposible en esos momentos pensar como dijo el apóstol  “En todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” (Filipenses 4:8). La pornografía es adictiva (1 Corintios 6:12; 2 Pedro 2:19), es destructiva (Proverbios 6:25-28; Ezequiel 20:30; Efesios 4:19), y conduce a una siempre creciente perversidad (Romanos 6:19). El codiciar a otra gente en nuestras mentes (la esencia de la pornografía) es ofensivo a Dios (Mateo 5:28). Cuando la devoción habitual a la pornografía caracteriza la conducta de una persona, eso demuestra que posiblemente esa persona no es salva (1 Corintios 6:9). Ahora le dejo sencillos pasos para la victoria:
He aquí algunos pasos para la victoria:
(1) Confiesa tu pecado a Dios (1 Juan 1:9).
(2) Ruega a Dios que limpie, renueve y transforme tu mente (Romanos 12:2).
(3) Pide a Dios que te ayude a llenar tu mente de buenas cosas y sobre todo de la Palabra de Dios (Filipenses 4:8).
(4) Aprende a guardar tu cuerpo en pureza y santidad (1 Tesalonicenses 4:3-4).
(5) Comprende el significado apropiado del sexo y permanece puro, si eres casado depende solo de tu esposa para satisfacer esa necesidad (1 Corintios 7:1-5).
(6) Considera que si tu andas en el Espíritu, tu no satisfarás los deseos de la carne (Gálatas 5:16).
(7) Toma pasos prácticos para reducir tu exposición a imágenes gráficas (Por ejemplo: Instala bloqueadores de pornografía en tu computadora, si aun no puedes vencer corta el Internet y regala la computadora, recuerda que tu libertad es más importante. Limita el uso de la televisión y videos. Busca a otro cristiano o a tu pastor para que esté orando por ti y que te ayude a mantenerte firme – (tú esposa, si eres casado).
Si caíste en pornografía, Dios puede perdonarte y desea restaurarte. Te desafío a comenzar ese proceso hoy.

Estudia el Curso Camino a la Restauración, lecciones renovadoras que encuentras en el Ciclo de Estudios de Vida y Hogar Cristiano. ¡Inscríbete hoy y comienza a vivir en la victoria sobre el pecado que Cristo logró en el Calvario!

Escrito por:   Equipo de trabajo del BBNBI.    Fecha de publicación  1/26/2012 3:57 PM
Número de visitantes  1899


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad