BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Padre perdónalos! fue la respuesta en Oración

Señor perdónalos porque no saben lo que hacen. ¿Fue respondida su oración? Estoy convencido que Jesús recibió a lo que estaba pidiendo. A diferencia de nosotros, el Hijo siempre supo la voluntad del Padre, por lo tanto Él siempre estaba dispuesto a concederle a su amado Hijo cualquier petición. El perdón fue dado a todos aquellos por los que Jesús oró. Por supuesto, no estoy diciendo que todos los que estuvieron relacionados con la crucifixión fueron perdonados. Muchos murieron en sus pecados, pero todos aquellos por quien se pronunció la oración, fueron perdonados.
Bonhoeffer escribió: "Ahora permanecemos como pecadores a los pies de su cruz; y ahora se resuelve un rompecabezas difícil de entender: Jesucristo, el inocente, ora mientras se cumple la venganza de Dios contra los impíos...sólo a Aquel que llevó a cabo la venganza, se le permitió pedir el perdón para los impíos". Aquí la venganza de Dios se aleja para que el perdón pueda llegar a Aquel que ora para que así sea. En realidad, Jesús estaba orando para que su propia muerte fuera efectiva sobre todos aquellos para quien había sido destinada.
Algunos de los soldados que estaban a los pies de la cruz fueron perdonados. El centurión que probablemente estaba a cargo de la horrible crucifixión estuvo en un gran problema al ver la oscuridad, el temblor y rasgarse el velo del templo, y actuando en contra de la opinión popular, exclamó: Verdaderamente este era Hijo de Dios. (Mateo 27:54 VRV). Espero encontrarlo en el cielo.
Muchos de los judíos en Jerusalén que parados frente a Pilato pedían su crucifixión y gritaban: ¡Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos! (Mateo 27:25), fueron perdonados. Tal vez podríamos discutir que ellos no ignoraban lo que estaban haciendo. Seguramente, podríamos pensar que esas no podían ser las personas que Jesús tenía en mente. Pero al parecer sí sabían exactamente lo que estaban haciendo. ¡Reflexione en la misericordia de Dios quien no se opuso la muerte de su amado Hijo contra aquellos criminales!
Muchos proclamaron, ¡Que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos! (Mateo 27:25) queriendo decir que ellos cargarían la culpa de la muerte de Jesús hasta generaciones futuras. Por el contrario, ¡en la soberana misericordia de Dios, la sangre de Jesús fue aplicada a sus corazones! Jim Nance decía que "Él cambió el significado de las palabras de los judíos y aplicó la sangre de Cristo para la obra más gloriosa de su eterna salvación".
¿Pudo Dios haber perdonado a esas personas sin haber pedido que se les perdonara? No. La oración no era para aquellos que no querían se; perdonados, sino para quienes lo estaban buscando. Esta no era una oración general, que extendiera un perdón en blanco para todos los que habían estado involucrados en la crucifixión, sino una oración directamente para aquellas personas a quienes Dios salvaría. No tenemos evidencia que alguna vez Jesús haya orado por el mundo como tal, Él oró por aquellos que todavía no eran par te de su familia, pero que algún día lo serían (véase Juan 1 7:9).
Clarence Cranford escribió: "Mediante esta oración hecha desde la cruz, Jesús estaba construyendo un puente de perdón por el cual podrían pasar sus atormentadores en acción de penitencia hacia el Padre. Dios no les guardó rencor por la muerte de su precioso Hijo, el Señor de la gloria, a quienes tuvieron la voluntad de creer. La oración de Jesús fue respondida; Él que no necesitaba perdón murió por quienes estaríamos condenados sin su perdón.

Escrito por:   E. Lutzer - Clamores desde la Cruz    Fecha de publicación  4/4/2012 4:22 PM
Número de visitantes  1200


Próximo: Ganar Perdiendo
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad