BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Condiciones para la Bendición

“Yo preguntaba: ¿Cómo os pondré por hijos, y os daré la tierra deseable, la rica heredad de las naciones? Y dije: Me llamaréis: Padre mío, y no os apartaréis de en pos de mi” (Jer. 3:9).
Cuando el profeta escribe estas palabras está hablando en nombre de Dios. La situación de Israel era difícil, estaban atravesando un momento de zozobra que se incrementaría todavía más en el tiempo próximo. Las dificultades eran abrumadoras, la angustia había llegado, pero, en medio de todo ello Dios tiene una palabra de aliento y esperanza. La prueba terminaría y los angustiados vendrían a una experiencia de tranquilidad y gozo. Las bendiciones de Dios están siempre disponibles para sus hijos. Él quiere bendecirnos. En el versículo estas bendiciones escondidas en la primera pregunta tienen que ver con una fluida relación con Él: os pondré por hijos. Ninguna posición superior a esta: Que nuestro Padre sea el Dios eterno y omnipotente. Quiere decir que no habrá nada que necesitemos que no nos sea otorgado inmediatamente. Ningún padre puede ver padecer a un hijo suyo y teniendo recursos para hacerle salir de la prueba no lo haga. Dios nos trata como hijos suyos. Esto conlleva necesariamente a hacernos sentir su amor. El Padre nos ama y quiere esta relación de afecto. Además promete también una segunda bendición, darnos la tierra deseable, aquello que es el deseo de las naciones, es decir, lo que las personas en la tierra anhelan poseer. No importa de que cosa se trate. Él promete dárnosla cuando realmente nos sea necesaria. A estas firmes promesas Dios añade las condiciones para que se hagan posibles: La primera condición es que le llamemos Padre mío. Dos cosas importantes aquí: primeramente que es una relación personal como aparece expresada en el pronombre mío. El Dios del cielo es un Dios personal. Es el Padre de todos los creyentes, pero es también nuestro padre individual. Nos conoce como hijos suyos, sabe cuales son nuestras necesidades y los recursos que necesitemos de Él. Le llamamos Padre mío, y está al lado de cada uno de sus pequeños para abrir camino, dar abundantemente, conducir por sendas de justicia y hacernos sentir su amor. La relación de intimidad familiar manifestada en la condición de hijos, condiciona también la siguiente demanda: “no os apartaréis de en pos de mi”. Así de fácil: consiste en seguir fielmente sus pisadas. En situaciones en que se atraviesan terrenos pantanosos, o que uno tiene que caminar sobre la nieve después de una gran nevada, no hay nada mejor que buscar las huellas de alguien que pasó primero y poner nuestros pies en el mismo lugar donde él los puso; bajo esas huellas hay terreno firme. Cristo marcó ya el camino para los suyos, especialmente en la dificultad, como dice el apóstol Pedro: “Porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis sus pisadas” (1 P. 2:21). Fidelidad, amor y seguimiento condicionan la bendición. Tomemos ahora la promesa divina para alentar nuestra vida. Dios promete sacarnos a un estado de bendición, en la medida en que le sintamos como Padre y sigamos con fe en sus caminos. Que el Señor nos conceda a todos la determinación de amarle, vivir para su gloria y caminar en el camino que Él trazó para nosotros. Entonces tendremos los recursos de la gracia; la tierra deseable y la rica heredad de las naciones, que no es otra cosa que Su paz aún en medio de la tormenta.

Escrito por:   Pastor Samuel Pérez Millos    Fecha de publicación  5/8/2012 1:12 PM
Número de visitantes  1150


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad