BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Discernimiento acerca de la fe - Primer parte

Es de suma importancia que la fe en Dios forme parte de nuestra vida cristiana. Una razón de esa necesidad es que la fe indica la presencia de Dios en nuestra vida. Cuando tenemos fe, demostramos que somos nacidos de Dios y que le pertenecemos. Cuando andamos en fe, mostramos nuestro fiel Salvador a los demás. La fe también es primordial porque, como se ha dicho ya: «El criterio definitivo que Dios usará para juzgarnos no será el éxito sino la fe.»  Jesús mostró lo importante de ser fiel en la parábola de los talentos (Mt. 25:14-30). Al usar este relato para enseñar el valor de la obediencia fiel, Jesús alabó a quien tenía confianza y le llamó “bueno y fiel" (vs. 21,23). ¿No anhelaría escuchar estas palabras acerca de usted, especialmente por parte de nuestro Señor? Los cinco discernimientos siguientes pueden ayudarnos a comprender mejor la fe y a motivarnos a seguir cultivando esta gentil característica.

Primer discernimiento: El Dios de la fidelidad. Desde la primera página de la Biblia hasta la última, podemos ver que Dios es fiel. Cuando leía en los Salmos esta mañana, me conmovieron de nuevo las siguientes palabras: «De generación en generación haré notoria tu fidelidad con mi boca» (Sal. 89:1). Moisés hizo eso cuando alababa a Dios: «Él es la Roca... Dios de verdad... Es justo y recto» (Dt. 32:4). Como un erudito expresó: «Dios es una Roca... y debería haber algo de roca en nosotros.» ¡Qué consuelo nos da esta verdad sobre la fidelidad de Dios! Cuando nos detenemos para reflexionar sobre la fidelidad de Dios, nuestras almas adoloridas se llenan de fortaleza y hallamos ánimo para ponernos de pie sobre Él, la Roca. Tal como hicieron Jeremías y su pueblo, podemos soportar nuestras pruebas contando con la fidelidad de Dios.
El Nuevo Testamento nos muestra que Jesús también es fiel. Ciertamente su nombre es «Fiel y Verdadero» (Ap. 19:11). ¿Cómo exhibió Jesús su fidelidad? El mejor ejemplo es el siguiente: «se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz» (Fil. 2:7-8).3
Estas sagradas palabras hacen que me pregunte: ¿Soy fiel en cumplir el propósito de Dios para mi vida, tal como lo fue para mi Señor? ¿Soy fiel en servir a quienes están en mi camino, mi esposo, mis hijos, mi iglesia, mis compañeros de trabajo? ¿Estoy andando humildemente ante Dios para que Él me exalte (1 P. 5:6)?  ¿Estoy dispuesto a seguir los pasos de fidelidad y obediencia de Jesús y hacer cualquier sacrificio que requiera la fidelidad, incluso el de la muerte? Cuando pienso en estas preguntas, tan sólo puedo confiar en que Dios conoce los deseos de mi pobre y débil corazón! Dios es fiel y Jesús es fiel. También sabemos que la Palabra de Dios es fiel. Al anciano apóstol Juan se le instruyó que escribiera sus visiones porque «estas palabras son fieles y verdaderas» (Ap. 21:5). Somos en realidad bendecidos al experimentar eternamente la fidelidad de Dios y la fidelidad de la Biblia. ¿No es maravilloso que nosotros mismos podamos crecer en fidelidad?
Continué estudiando el tema de la Fe, y aprenda con nosotros escuchando las lecciones del curso el Jardín de la Gracia de Dios. Estas lecciones sobre el fruto del Espíritu Santo, las encuentra en el Ciclo de Estudios Bíblicos para Mujeres. Esta es una sección que hemos dedicado para que todas nuestras hermanas, tambien estudien la Palabra de Dios. Inscríbase hoy y comience a estudiar Gratis, las Sagradas Escrituras. ¡No se arrepentirá!

Escrito por:   E. George - El Jardín de la Gracia de Dios    Fecha de publicación  5/18/2012 4:18 PM
Número de visitantes  1386


Próximo: Hacer lo correcto
Previo: Estad quietos
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad