BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Los Creyentes también Pecan - Primera Parte

Si usted no supiera quién era Abraham, y leyera el capítulo 20 de Génesis por primera vez, ¿cuál de los dos hombres diría usted que era el creyente? No Abraham, el mentiroso. No fue él quien mostró integridad, y no fue Abraham a quien Dios guardó de pecar. Abraham se comportó en forma egoísta, pero Abimelec respondió con generosidad. Si alguien revela un carácter excelente, es Abimelec y no Abraham, «el amigo de Dios». Pero antes de sacar conclusiones injustificadas, dediquemos tiempo a considerar los hechos revelados en este incidente. Los fracasos de Abraham fueron trágicos, pero de ellos aprendemos algunas lecciones valiosas para nuestro caminar en fe.

Los creyentes pecan

Este capítulo sería embarazoso para nosotros, excepto por una cosa: la Biblia dice la verdad acerca de todas las personas, y eso incluye a los hijos de Dios. No oculta el hecho de que Noé se embriagó y se mostró desnudo (Gn. 9:20-23), que Moisés perdió la calma (Nm. 20:1-13), que David cometió adulterio y tramó la muerte de un valiente soldado (2 S. 11), que Pedro negó tres veces al Señor (Mt. 26:69-75), y que Bernabé cayó en falsa doctrina (Gá. 2:13).
Estas cosas aparecen en la Biblia no para estimularnos a pecar, sino para advertirnos y ser conscientes del pecado. Después de todo, si estos grandes hombres de la fe desobedecieron al Señor, es bueno que nosotros los « santos ordinarios» seamos muy cuidadosos. « Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga» (1 Cor. 10:12).
¿Por qué pecó Abraham?
Primeramente, aunque Abraham tenía una naturaleza pecaminosa, él había sido justificado por fe (Gn. 15:6). Dios le dio un nombre nuevo (de «Abram» a «Abraham»), pero eso no cambió su vieja naturaleza. « Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros» (1 Jn. 1 :8). Debido a la obra de Cristo en la cruz (Ro. 6) y a que el Espíritu Santo mora en nosotros (Gá. 5:16ss), los creyentes podemos vencer la vieja naturaleza; pero esto no es automático. Debemos caminar en el Espíritu si queremos vencer la tentación.
Estudie mas lecciones del primer libro de la Biblia, Génesis, estudiando la serie Seamos Obedientes. Encuentra esta serie en el Ciclo de Estudios de Libros de la Biblia. Inscríbase hoy mismo y estudie la Biblia gratis, en el Instituto Bíblico de BBN.

Escrito por:   W. Wiersbe - Seamos Obedientes    Fecha de publicación  7/23/2012 3:52 PM
Número de visitantes  1444


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad