BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡Se inicia la Conquista!

Consideremos los factores decisivos involucrados en la victoria de Josué:
El temor del Señor - Josué  6:1.
La tierra de Canaán estaba dividida entre varias "ciudades-estados", cada una gobernada por un rey (véase 12:9-34). Estas ciudades no eran grandes; Hai era más pequeña que Jericó (7:2, 3) y tenía unas 12.000 personas (8:25). Excavaciones arqueológicas hechas en Jericó indican que la ciudad ocupaba quizá unas tres o cuatro hectáreas y estaba protegida por dos altos muros paralelos que rodeaban toda la ciudad, distanciados unos seis metros entre sí. Fue el ver a ciudades como Jericó lo que convenció a diez de los espías judíos de que Israel nunca podría conquistar la tierra (Nm. 13:28). Pero la noticia del éxodo de Israel desde Egipto y de sus recientes victorias al oriente del Jordán ya se habían difundido por todo Canaán, y esto llenó de pánico a la gente (Jos. 2:9-11; véanse Dt. 2:25; 7:23; 11:25; 32:30). "Yo enviaré mi terror delante de ti", había prometido Dios, "y consternaré a todo pueblo donde entres, y te daré la cerviz de todos tus enemigos" (Ex. 23:27).
Se ha dicho que la reina María de los escoceses temía las oraciones de Juan Knox más que a cualquier ejército enemigo. Pero, ¿acaso la sociedad de hoy tiene temor de lo que pueda hacer el pueblo de Dios? Probablemente no, y esto se debe principalmente a que la iglesia no ha hecho gran cosa para mostrar el poder de Dios a un mundo escéptico. La iglesia ha dejado de ser "imponente como ejércitos en orden" (Cnt. 6:4, 10). De hecho, la iglesia se parece tanto al mundo que este ni se da por enterado de lo que hacemos. Imitamos los métodos del mundo, complacemos los apetitos del mundo, demandamos la aprobación del mundo, y medimos lo que hacemos de acuerdo a los patrones del mundo. ¿Acaso es de extrañarse que no nos hayamos ganado el respeto del mundo?
¡Pero no fue así con Josué e Israel! Ellos fueron un pueblo conquistador que no hizo componendas con el enemigo, sino que confió en Dios para darles la victoria. La suya fue una marcha triunfal que ponía el temor de Dios en el corazón de todos sus enemigos.
Estudie el libro de Josué y aprenda de las conquistas del pueblo de Dios. Estudie la Biblia y el curso Seamos Fuertes, lecciones disponibles en el Ciclo de Libros de la Biblia. Inscríbase hoy mismo y comience a estudiar Gratis y constantemente la Palabra de Dios.

Escrito por:   W. Wiersbe - Seamos Fuertes    Fecha de publicación  8/16/2012 4:14 PM
Número de visitantes  1230


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad