BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña, p/este sitio::


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Una orden que exige Acción: "Pasemos al otro lado"

Ha finalizado otro día de gran actividad, todo parece indicar que es el momento apropiado para irse a descansar a la casa de algún amigo, pero Jesús tiene un plan, dice a sus discípulos: Pasemos al otro lado (Evangelio según  San Marcos capítulo 4, versículo 35),  esto señala que geográficamente había que ir de la ribera occidental del Mar de Galilea a la margen oriental.
Recurramos a la imaginación, los rostros cansados se miraron, además en minucioso examen observaron las condiciones a su alrededor. La oscuridad comenzó a cubrir el área, las olas en actitud amenazadora movían las embarcaciones, nadie protesta, lo dicho por Jesús es una orden sin lugar a réplica. Pasemos al otro lado, se constituye para ellos en un compromiso y como responsables ante la demanda del Señor, uno a uno de los discípulos sube a la barca en pos de su Maestro. Suponga que usted estaba con Jesús y los discípulos, ¿cuál habría sido su reacción ante tal resolución?  
Aquella noche ya en pleno mar experimentan una gran tormenta. Corren despavoridos de un lado a otro, gritan, se sobresaltan, es un caos, la barca se inunda. ¿Dónde estaba Jesús?
El dormía tranquilamente, le despiertan, imploran ayuda. Ante su voz los vientos se calman, cesa la angustia. Reprende a sus discípulos ante la falta de fe. Evangelio según San Marcos, capítulo 4: versículos 37-40. Pero se levantó una gran tempestad de viento, y echaba las olas en la barca, de tal manera que ya se anegaba. Y él estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal; y le despertaron, y le dijeron: Maestro, ¿no tienes cuidado que perecemos? Y levantándose, reprendió al viento, y dijo al mar: Calla, enmudece. Y cesó el viento, y se hizo grande bonanza. Y les dijo: ¿Por qué estáis así amedrentados? ¿Cómo no tenéis fe?
Tal vez en estos días ha sido inquietado por la voz del Señor, en reiteradas ocasiones le ha dicho: Pasemos al otro lado. Él desea que usted cambie, que avance en su vida espiritual, no sea conformista, experimente nuevas bendiciones. Es posible que las condiciones hoy no sean las mejores desde su punto de vista, pero cuando aparezca la tormenta, el Señor tomará el control  de la situación. No rechace la invitación, se dio cuenta que él no dijo “pase al otro lado”, sino “pasemos”. Aun ante la crisis más fuerte su barca no se hundirá, Jesús es su permanente compañía. He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. (Evangelio según San Mateo capítulo 28: versículo 20)

Escrito por:   Saturno Colmenares - Locutor de BBN    Fecha de publicación  8/28/2012 2:55 PM
Número de visitantes  1371


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad