BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Dios lo sabe

Leer: Éxodo 1:1-22
La inseguridad y el aborrecimiento que sentían los egipcios por sus vecinos hebreos finalmente los condujo a la crueldad. Hallo que esto es muy interesante. Se me ocurre que si uno se siente inclinado a actuar con ira e irracionalidad, sería prudente retroceder y preguntarse qué cosa nos produce temor. A lo largo de mis años en el ministerio, he notado con tristeza que las personas violentas a menudo son movidas por el temor. Temor a perder algo. Temor a la humillación. Temor a ser descubiertos. Temor a la debilidad. Temor a no tener el control.
Los egipcios cultivaban esa clase de temor. El temor de perder a su país los llevó a cometer injusticias aún más crueles. Una vez que alguien decide matar de hambre, golpear o maltratar a una persona, se le vuelve fácil perseguir a toda una población. Observemos lo que sucedió después: “Pero cuanto más los oprimían, tanto más se multiplicaban y se propagaban, de manera que los egipcios se alarmaron a causa de los hijos de Israel. Entonces los egipcios los hicieron trabajar con dureza” (vv. 12, 13).
Estas personas (los hebreos) estaban en un terrible aprieto, pero Dios les había prometido: “Les enviaré un salvador.” Cuando las circunstancias se vuelven difíciles, es fácil saltar a la conclusión de que Dios ha olvidado sus promesas. El libro de Éxodo nos muestra que, cuando Dios dice: “Les prometo algo,” Él nunca lo olvida. Usted puede olvidar, yo puedo olvidar, toda una nación puede olvidar; pero Dios nunca olvida.
¿Piensa usted a veces que Dios se desentiende de usted en sus momentos y problemas duros y difíciles? Usted puede sentirse muy desanimado, profundamente resentido, que comienza a pensar que Dios no está consciente de sus circunstancias, o que, si lo está, evidentemente no le importan.
Dios siempre está consciente, y a Él sí le interesamos profundamente. Como veremos, Él hará todo lo que sea necesario para salvar a su pueblo. Puede ser llamando a alguien a las moradas eternas para que esté con Él, o dividiendo por medio las aguas de un océano para que usted pueda pasar por tierra seca. Es posible que su liberación no llegue en el tiempo o de la manera que usted espera pero siempre llegará en el mejor momento, en el tiempo justo. Dios no abandona a los suyos.

Escrito por:   Pastor Charles Swindoll.    Fecha de publicación  8/1/2013 3:37 PM
Número de visitantes  1417


Próximo: OBEDIENCIA
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad