BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡La Intimidad es el eje, la médula de la vida del Creyente en Cristo!

Posiblemente usted se ha preguntado ¿Que es la Intimidad personal? El diccionario define como Intimidad a la zona espiritual esencial de una persona, pero si deseamos tener un concepto práctico como cristianos, podemos decir que Intimidad es aquello que somos cuando nadie nos ve. Los cristianos cada día cultivamos pensamientos, miradas, sentimientos, relaciones, decisiones que son íntimas, a largo plazo todos estos factores produce frutos de cristianos que glorifican y sirven a Dios, o frustraciones que pueden acabar aún con la vida del cristiano más consagrado.
La Intimidad es importante porque forjamos el carácter que surge cuando estamos en público. En la vida de Intimidad personal forjamos una vida frustrada o una vida encarcelada que termina arruinando todos los sueños. También en la intimidad podemos forjar una vida de bendición que llega a hacer grandes cosas para Dios. Aquello que un siervo o un  hombre de Dios vive en la intimidad, va a traer resultados en público. La Intimidad es el eje, la médula de la vida del Creyente en Cristo.
Debemos decir que Satanás el enemigo del alma, quien controla el mundo del aire a través de la Internet, de los medios de comunicación, de la música, de la corriente de pensamientos que nos llegan, de las imágenes que consumimos en la televisión, este adversario del alma ha hecho de la intimidad una gran sepultura para muchos cristianos. Hay creyentes que por eso llevan una vida de fracaso por pecados que les ocasionan culpa, que les producen vergüenza de su intimidad personal, pecados como una mente saturada de corrupción, hábitos oscuros en la intimidad que les llevan a estar atrapados, o en contacto con personas que les han ensuciado la vida. Todo esto repercute en su vida personal, haciendo que reemplacen a Cristo por música, sexo, desenfreno carnal, hábitos pervertidos, desobediencia, mentiras, pasiones vergonzosas o cosas mundanas y pasajeras. Hay una profunda relación entre la integridad del cristiano y su intimidad.
La mayoría de los cristianos están convencidos que no se puede tener victoria en la intimidad personal, en realidad el enemigo del alma del creyente a través de una experiencia de derrota en esta área, ha llevado a muchos a una tremenda mentira porque la Biblia afirma todo lo contrario, que se puede tener victoria en esta área. A veces aquello que ocurre es que los cristianos no le ponen freno al mundo, y así suceden cosas dañinas y destructivas, la persona se vuelve insensible al pecado, piensa malas cosas, se endurece el corazón y se pierde el interés por las cosas de Dios.
El apóstol por eso nos advierte y dice en 1Pedro 2:11 “os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma”, el verbo “batallar” es la idea de un ejército acampado para dar lucha. Aquello que Pedro desea decir es que hay que poner control a la carne y disciplina, porque dentro de cualquier ser humano hay un ejército listo para destruir, como un escritor dice “debemos velar sobre la tumba de nuestros antiguos pecados y no descuidarnos, porque pueden resurgir en cualquier momento”.
Tres valores que hay que retener en la intimidad personal, primero es la frescura espiritual (1Pedro 1:18) es decir tener presente la obra de la Cruz de Cristo, mantener la comunión con Dios y una vida de oración. Segundo hay que retener el valor de nuestra Redención, porque la redención tuvo alto precio para Cristo y por último tener siempre en mente el poder de la sangre del Señor Jesucristo, que nos puede limpiar de cualquier pecado.
Es necesario decir que los cristianos tenemos un serio problema, creemos que para servir a Dios la herramienta más grande es la capacidad. Debemos entender que el mayor capital de un siervo está en la Intimidad, porque es más importante el corazón que la capacidad. En la Intimidad Espiritual debemos recordar que se gesta el carácter, se logra verdadera autoridad espiritual, logramos tener así pasión evangelística y llegamos a conseguir una constante actitud de servicio. ¡Se da cuenta la importancia de su Intimidad personal! Debido a esto le invitamos a aprender y estudiar con nosotros la serie el Creyente y su Intimidad, serie que ya esta disponible en el
Ciclo estudios de Vida y Hogar Cristiano.


Escrito por:   Gustavo Caramelino (adaptado por el BBNBI)    Fecha de publicación  7/11/2008 12:26 PM
Número de visitantes  2272


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad