BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡Hay situaciones que no podemos manejar!

"Jehová preside en el diluvio y se sienta Jehová como rey para siempre. Jehová dará poder a su pueblo; Jehová bendecirá a su pueblo con paz. Salmo 29:10-11
Hubo un único diluvio que inundó toda la tierra, pero lamentablemente, cada vez con más frecuencia, vemos que la lluvia está haciendo estragos. Hay lugares donde llueve demasiado y esto provoca inundaciones, enfermedades, destrucción y muerte. En contraposición, hay otros lugares de la tierra donde ahora ha dejado de llover, y todo está muerto, sin agua. Hay situaciones que no se pueden manejar. Hoy en mi país, es un día demasiado húmedo. Hay una leve llovizna, hace algo de frío, las calles están pegajosas y barrosas, el pelo se humedece, se manchan los pantalones al caminar.
Pero hay otras situaciones que no podemos manejar, que nos afectan mucho más. La enfermedad, la mentira, la muerte, el fracaso, la agresión de otros, los abusos, el miedo, el chisme, la locura, la morbosidad, las decisiones del gobierno, un accidente, circunstancias que nos golpean, nos lastiman y nos duelen. Estas son situaciones en las cuales muchas veces estamos desprotegidos y generalmente nos toman sin estar preparados, por eso angustian tanto. También lastiman el corazón, quitan el ánimo, destrozan la esperanza, entristecen el alma y nos hacen bajar los brazos.
David conocía la sensación, había padecido mucho estas situaciones que parecían estar fuera de control. Pero en un grito de confianza, tal vez en medio de un grave problema, él pudo exclamar "Dios preside el diluvio, y se sienta siempre como Rey". No le afectaban demasiado las circunstancias que lo rodeaban, por más calamitosas que fuesen. David sabía que Dios tenía el control sobre su diluvio,  sabía que Dios seguía en su Trono, aun cuando las cosas no estaban como a él le gustaría que estuviesen.

¡Dichoso David que tenía esa fe, la cual lo sostenía firme cuando todo lo demás temblaba! Hoy no tenemos esa fe. Ante la menor dificultad, desconfiamos de Dios, nos quejamos y nos enojamos. Cuando nos sucede algo desagradable que no podemos controlar, castigamos a Dios dejando de orar, de leer la Biblia o de ir a la iglesia. Y nos creemos con el derecho de exigirle a Dios que haga algo para cambiar nuestra realidad. Pero nos equivocamos. Dios sigue siendo Dios, aunque nuestra vida esté inundada por un diluvio o a pesar del caos que padecemos, Dios sigue teniendo el control. Podemos confiar en eso, siempre.

REFLEXIÓN - Dios está sentado en su Trono siempre.


Escrito por:   Utilizado con permiso de Daniel Pérez Cliffe.    Fecha de publicación  7/15/2008 3:43 PM
Número de visitantes  1924


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad