BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡No dejes de orar, siempre sirve!

"Con toda oración y súplica orad en todo tiempo en el Espíritu, y así, velad con toda perseverancia y súplica por todos los santos." Efesios 6:18

Se realizaron este fin de semana las conferencias anuales de las Iglesias en nuestro país. Es un encuentro anual de enseñanza, donde solemos encontrarnos con aquellos viejos amigos con quienes no nos vemos tan seguido. En vez de vernos en los entierros y casamientos, aprovechamos estas conferencias para reencontrarnos con aquellos que hace tiempo no nos vemos.  
    Esta vez no fue la excepción. Celebramos el encuentro con muchos amigos que desde hace varios meses o años no nos veíamos. Pero hubo algo que me llamó la atención y conmovió mi corazón. En el año 2004, cuando comentamos el diagnóstico de parálisis cerebral de Juampi (mi hijo), un amigo y hermano de Santa Fe, Guillermo, comenzó a mandar mails, armando una cadena de oración por nuestro precioso hijo. Como siempre pasa en estos casos, la noticia pasó de boca en boca.
Juampi en estos años, ha evolucionado por la Gracia de Dios, la constancia y el sacrificio de Miriam y el aporte de todos los terapeutas que lo atienden de manera sorprendente. Comparándolo hoy con su estado en el 2004, el cambio es notorio y milagroso.  
    En cada encuentro o reunión que vamos, siempre recibimos la noticia de amados hermanos que nos dicen: Seguimos orando por Juampi. Y siempre valoramos, agradecemos y nos emocionamos con estas muestras de cariño y constancia.
Este fin de semana en la conferencia, me impactó la enorme cantidad de hermanos que nos dijeron: Hola, seguimos orando por tu hijo. A tal punto que mi hijo era más buscado para ser saludado y besado que sus padres. ¡Cuánto amor demostrado a lo largo del tiempo! ¡Cuánta constancia en la oración silenciosa y en secreto que se manifiesta con un abrazo y un beso en un ratito al cerrar una reunión! Volvíamos a casa con Miriam, con el corazón que nos explotaba de aliento. Una vez más Dios nos había demostrado el poder de la oración. Algo que no se ve demasiado, que no se nota a simple vista, pero que es extremadamente poderoso. Cientos de hermanos orando cada día por la recuperación de Juampi, hacen que mi hijo pueda cada día avanzar un poquito más. Y ver el cariño, la atención y el amor de tantos, alienta el alma y confirma la maravillosa promesa de Dios: El pueblo que ora, es una iglesia de poder.  
 
REFLEXIÓN - No dejes de orar, siempre sirve.
 
Un gran abrazo y bendiciones.

Escrito por:   Daniel Pérez Cliffe - Devocional PC.    Fecha de publicación  10/20/2008 9:57 AM
Número de visitantes  1947


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad