BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡ La prisa parece ser un símbolo en estos días de fiesta!

"Fueron a toda prisa, y hallaron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre."  San Lucas 2:16.

La prisa parece ser un símbolo de la Navidad. En estos días de  fiesta, vivimos apurados, a las corridas y con el tiempo justo. Vamos a hacer las compras de comida, y siempre el supermercado está abarrotado de personas, las colas para pagar son interminables.  Tenemos prisa, y todo se complica. Vamos a comprar los regalos que nos faltan y como estamos en las vísperas de las fiestas, las jugueterías están colmadas de personas. Todos tienen prisa, pero perdemos mucho tiempo en la cola esperando poder pagar el regalo que compramos.
Se acercan las fiestas y hay que acomodar y limpiar la casa porque vienen los familiares, preparar la comida, buscar las sillas que faltan para poder cenar tranquilo, siempre falta algo a último momento, las fiestas pasan muy de prisa, y no las disfrutamos, solo nos apuramos.
Por eso, maravilla tanto la actitud de estos pastores sin estudio. Estaban trabajando, ocupados, pero cuando recibieron la increíble noticia del ángel no dudaron. Y se fueron corriendo a ver el cumplimiento de la noticia. Fueron de prisa a ver a Jesús. No llevaban pan dulce, ni tortas, no se preocuparon por la ropa que llevaban puesta, ni por los regalos. Solo querían ver a Jesús, y por eso se fueron de prisa. Su apuro tenía un único objetivo, Jesucristo.
Pasaron más de dos mil años, y nosotros  modificamos el objetivo de nuestros apuros. Hoy vivimos estresados por el trabajo, por la iglesia, por la familia, por aquello que nos falta,  o por las cosas que nos sobran, por el estrés, vivimos corriendo de un lado para el otro en medio de tantas ocupaciones y responsabilidades. No tenemos un minuto de descanso y a medida que pasan los años, las responsabilidades aumentan proporcionalmente al tiempo libre. Por otro lado, los adolescentes jóvenes en cambio viven sin apuro, en medio del ocio de su edad. Nada les importa, nada los motiva, nada los altera. Solo transitan por la vida, sin prisa, sin objetivos, sin ideales.
Como observamos hay algunos que vivimos muy apurados, otros sin apuro. Pero la consigna es siempre la misma. Nos olvidamos del motivo de los pastores. Jesucristo no nos cautiva, no nos crea urgencias y nos resulta indiferente.
Hoy los pastores nos alientan a cambiar, a volver a la fuente, a que Cristo nos motive y nos atraiga,  para que así el Señor nos de un objetivo y sentido para vivir con propósito.

REFLEXIÓN – Que el encuentro con Jesús sea tú apuro.

Un gran abrazo y bendiciones

Escrito por:   Daniel Pérez Cliffe - Devocional PC.    Fecha de publicación  12/29/2008 4:57 PM
Número de visitantes  1942


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad