BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡En nuestros días la Cruz se ha malinterpretado!

Mientras más claro sea nuestro entendimiento sobre aquello que significó la Cruz para Cristo, más comprenderemos que debe significar para nosotros.
Permanecer firmes a los pies de la Cruz es dar testimonio del propósito para el cual Dios creo al mundo. Aquí podemos ver un gran despliegue de los atributos de Dios; y si observamos cuidadosamente, nos veremos reflejados con todas nuestras necesidades, pecados y propias decepciones. Gracias a Dios, que es la cruz donde El decidió retirar su ira de aquellos que humildemente creyeran en Cristo, como Aquel que cargaría con sus pecados.
“¿Estuvo usted allí cuando crucificaron a mi Señor?” Cuando era niño me preguntaba qué podrían llegar a significar esas palabras. De hecho el autor del himno pretendía que respondiéramos afirmativamente a la pregunta. Y sin embargo ¿qué podría ser más evidente que el hecho que yo no había estado allí cuando crucificaron a mi Señor? Nací siglos después que Jesús murió, me perdí el evento durante dos milenios. Tampoco estuve allí cuando “lo pusieron en el sepulcro” ni “cuando se levantó de la tumba”.
No obstante, a medida que he crecido en mi discernimiento de la fe, me doy cuenta que sí estuve allí. En efecto, si no hubiera estado allí, no habría sido redimido, ya que el Calvario fue donde Jesús legalmente se convirtió en culpable de mi pecado. Gracias a su eterno propósito, puedo decir que El murió por mí y que al haber purificado mis pecados, “se sentó a la derecha de la Majestad en las alturas” (Hebreos 1:3). En nuestros días la Cruz se ha malinterpretado muchísimo. Los atletas, los que creen en la Nueva Era y las estrellas de rock usan una cruz como un medallón. Este instrumento de indescriptible crueldad y muerte, ahora es símbolo de unidad, tolerancia y espiritualidad para diferentes grupos. El “Ofensa  de la Cruz”, como lo presentó Pablo, tiene un significado más profundo, a pesar que su mensaje se ha desvanecido a medida que se reinterpreta para ajustarlo a la mente moderna. Muchas de las personas que usan una cruz se escandalizarían si entendieran su significado. Algunos que quieren ser reconocidos como cristianos interpretan la cruz como el más alto tributo al valor humano. Ellos razonan de esta manera: el hecho de enviar Dios a su Hijo a morir por nosotros, debe significar que tenemos un gran valor como personas, por consiguiente debemos usar la cruz como un medio para afirmar nuestra dignidad y reafirmar nuestra autoestima. Tales personas pasan por alto el mensaje central de la Cruz. No ven que la Cruz fue importante no sólo porque Jesús murió, sino como murió. La cruz no era únicamente un forma cruel de muerte, sino que humillaba a sus víctimas y se empleaba para ejecutar a quienes habían sido maldecidos. EL procedimiento con toda su tortura, terminaba con la víctima desnuda, sin derechos, sin reputación y sin recurso. Así que la cruz no solo prueba la Gracia del amor de Dios hacia los pecadores, sino también la gravedad de nuestro pecado y rebelión contra El.
Lea con atención las palabras de Sir Robert Anderson, quien escribió está poderosa afirmación: “La cruz ha confinado al hombre a la Gracia o al Juicio. Esta ha roto todos los muros de división y ha dejado un mundo de pecadores desnudos temblando al borde del infierno. Todo esfuerzo por recuperarse es solo una negación de su destino y una negación de la Gracia de Dios que se rebaja a traerles bendición donde estén y en el estado en que se encuentren”. La cruz entendida de forma apropiada, no exalta a aquel que primero no se humilla, solo le da vida a aquel que primero se entrega a la muerte. La cruz expone la futilidad de nuestra autojustificación y nos recuerda que somos pecadores, incapaces de lograr nuestra reconciliación con Dios. Ante la cruz sólo podemos quedarnos con la cabeza inclinada y el espíritu quebrantado.

Libro: Clamores desde La Cruz.
Autor: Erwin Lutzer
Utilizado con autorización de la Editorial Centros de Literatura Cristiana.


Escrito por:   Erwin Lutzer. Pastor de la Iglesia Moody.    Fecha de publicación  4/2/2009 4:15 PM
Número de visitantes  1918


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad