BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
La personalidad del Espíritu Santo

Razones en las cuales se apoya la doctrina de la Personalidad.
La doctrina de la personalidad del Espíritu Santo reviste importancia fundamental. Negarla equivale a negar su verdadera existencia, como también la existencia de la Trinidad, y lo que enseñan las Escrituras sobre el tema. No obstante ello, la personalidad del Espíritu ha sido negada en todas las épocas.Con frecuencia los que le niegan personalidad propia al Espíritu usan la palabra personificación en lugar de personalidad, pero el término no tiene para ellos el mismo significado que el que tiene la palabra personalidad en la doctrina ortodoxa.
Es objeto del trato que es atributo de la personalidad.
El Espíritu Santo es objeto de ciertos actos que resultarían totalmente incongruentes, si no poseyese una verdadera personalidad.
1. Al Espíritu se le puede Obedecer. "Y mientras Pedro pensaba en la visión, le dijo el Espíritu: He aquí, tres hombres te buscan. Levántate, pues, y desciende, y no dudes de ir con ellos, porque yo los he enviado. Entonces Pedro, descendiendo a donde estaban los hombres que fueron enviados por Cornelio, les dijo: He aquí, yo soy el que buscáis" (Hch. 10: 19-21a).
2. Al Espíritu se le puede Mentir. "Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?" (Hch. 5:3).
3. Al Espíritu se le puede Resistir. "¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre el Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros" (Hch.7:51).
4. Al Espíritu se le puede Contristar. "Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención" (Ef. 4:30).
5. Al Espíritu se le puede Reverenciar. "No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu Santo Espíritu" (Sal. 51: 11).
6. Al Espíritu se le puede Blasfemar. "Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada" (Mt. 12:31).
7. Al Espíritu se le puede Injuriar. "¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviera por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?" (He. 10:29).
Como ya se ha dicho, actuar de las diversas formas mencionadas con una influencia sería algo realmente inusitado. Por tanto, dichos actos atribuyen personalidad a aquél a quien están dirigidos, vale decir al Espíritu Santo.

Contradice los accidentes de la personalidad(Accidentes: "Los rudimentos de la gramática")

La palabra griega que significa espíritu es pneuma (de la que se derivan las palabras que se relacionan con el aire, tales como "neumático" y "neumonía"), cuyo género es neutro. Según todas las reglas normales de la gramática, todo pronombre que tuviese que reemplazar a este sustantivo neutro tendría que ser neutro también. No obstante, en varios casos los escritores bíblicos no siguieron este procedimiento gramatical corriente, y en lugar de usar un pronombre neutro en reemplazo del sustantivo neutro pneuma, deliberadamente contradijeron la regla gramatical y se valieron de pronombres masculinos. Más aún, emplearon tres clases diferentes de pronombres, todos de género masculino. Esto demuestra que consideraban que el Espíritu era una persona y no una cosa.
1. En Juan 16:13-14 se emplea el pronombre demostrativo masculino para pneuma. (Pronombres demostrativos son "éste" y "aquél".) El mismo pronombre demostrativo aparece dos veces en estos versículos, una vez en el versículo 13 ("pero cuando venga él") y una vez en el versículo 14 ("El me glorificará"). En ambos casos la traducción más ajustada sería "esa persona".
2. En Juan 15:26 y en Efesios 1:14 se usa el pronombre relativo de género masculino para el sustantivo neutro pneuma, Espíritu. (Pronombres relativos son los que se traducen for "quien" si se trata del masculino o el femenino, y por "que" si se trata del neutro.)! E n Juan 15:26 el pronombre relativo masculino es el "quien" en la frase "a quien yo os enviaré del Padre". En Efesios 1: 14 el pronombre masculino (en griego) es la primera palabra en el versículo: "Que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria".
3. En Juan 16:7-8 se emplea e l pronombre personal masculino en lugar del sustantivo neutro para Espíritu. (El pronombre personal masculino es "él", "lo", etc.; el femenino "ella", "la", etc.; el neutro puede ser "él", "ella", "ello", etc.) "...mas si me fuere, os lo enviaré."

Libro: El Espíritu Santo - Editorial Portavoz.
Autor: Charles Ryrie.

Escrito por:   Dr.Charles Ryrie.    Fecha de publicación  10/2/2009 11:15 AM
Número de visitantes  2011


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad