BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¿Dónde estaba Jesucristo antes de Nacer?

Siendo al mismo tiempo perfectamente humano y perfectamente divino, el Señor Jesucristo es semejante y a la vez distinto a los hijos de los hombres. Las Escrituras son muy claras respecto a la semejanza de Él con los humanos:
*Juan 1: 14  "Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad".
* 1Timoteo 3:16 dice "E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne".
* Hebreos 2:14,17 el autor de esta carta dice " Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo".
Se le presenta a Jesús como a un hombre que nació, vivió, sufrió y murió entre los hombres. Pero de igual manera la Biblia enseña que Él es diferente a nosotros, no solamente en el carácter impecable de su vida terrena, en su muerte vicaria y en su gloriosa resurrección y ascensión, sino también en el hecho maravilloso de su preexistencia eterna.
En cuanto a su humanidad, Él tuvo principio, pues fue concebido por el poder del Espíritu Santo y nació de una virgen. En cuanto a su divinidad, Él no tuvo principio, pues ha existido desde la eternidad. En Isaías 9:6 leemos: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado.” La distinción es obvia entre el niño que nació y el Hijo que nos es dio.
*Gálatas 4:4 declara: "Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley”. Él que existía desde la eternidad, llegó a ser, en la plenitud del tiempo, «nacido (la descendencia) de mujer». Declarando que Cristo fue preexistente, meramente se afirma que El existió antes que se hubiera encarnado, puesto que todos los propósitos también afirman que Él existía desde toda la eternidad pasada.
Jesucristo siempre existió pero estudiemos como le contemplamos y se manifestaba en el Antiguo Testamento:
1. Jesucristo existía como Creador o Autor de la Creación: Los primeros capítulos del Génesis describen la creación del mundo como llevada a cabo por Dios, utilizando la palabra Elohim la forma plural para referirse a Dios, y significa literal El Poderoso, el Infinitamente Fuerte. Pero también es una palabra hebrea que hace énfasis en su Majestad y Poder. Este nombre incluye a Dios el Padre, Dios el Hijo y Dios el Espíritu Santo. Este es el Dios que creó el universo de la nada. Leemos el Salmo 33:6 que dice: “Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca”.
Sólo cuando se llega al Nuevo Testamento es cuando queda revelado claramente que todas las cosas fueron hechas por Cristo (Juan 1:3). De acuerdo con Colosenses 1:16-17: «Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean do minios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten". Esto no quiere decir que Dios Padre y Dios Espíritu Santo no tuviesen parte en la creación, pero se da a Cristo el lugar principal como Autor de la creación del universo. De acuerdo con esto, las perfecciones del universo reflejan la obra de Sus manos.
Tres cosas que aprendemos de Colosenses 1:16: (1) Jesucristo planeó las cosas. (2) Jesucristo hizo las cosas. (3) Jesucristo hizo las cosas para sí mismo.
2.  Jesucristo existía como Dios Eterno: La eternidad y deidad de Jesucristo están sostenidas en una vasta área de la Escritura, la cual afirma su infinita Persona y su existencia eterna igual con las otras Personas de la Trinidad. Este hecho no es afectado por su encarnación.
La Escritura declara en:
- Juan 1:1-2: «En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios.»
- Miqueas 5:2: «Pero tú, Belén Efrata, pequeño para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el será Señor en Israel; y sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad.»
- Isaías 7:14 afirma su nacimiento virginal y le da el nombre de Emanuel, lo cual significa «Dios con nosotros».
- Isaías 9:6-7, aunque Jesús fue un niño nacido, Él fue también dado como un Hijo y es llamado específica mente «el Dios fuerte».
- Cristo declaró en Juan 8:58: «De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy», los judíos entendieron que esto era una afirmación de la deidad y la eternidad.
- Juan 17: 5, Cristo, en su oración, declaró: “Ahora, pues, Padre, glorifícame tú para contigo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese”.
- Colosenses 1: 15-19, donde se declara que Jesucristo es, antes de toda la creación, el Creador mismo, y la imagen exacta del Dios invisible.
- 1 Timoteo 3:16  Allí se declara a Jesucristo como «Dios... manifestado en carne».
- Hebreos 1:2-3 El hecho que el Hijo es el Creador y la exacta imagen de Dios se declara nuevamente, y su eternidad se afirma en 13:8. La Escritura declara muy a menudo que Cristo es eterno y que Él es Dios.
3.  Jesucristo se manifestaba como el Ángel de Jehová: Apareció a muchos personajes evidenciando su Deidad, vemos solo algunos.
- Se le apareció a Agar: Ella era la sierva de Sarai (Génesis 16:7).
- Se le apareció a Abraham: Se le apareció cuando tenía que ofrecer a Isaac (Génesis 22:11,12).
- Se le apareció a Jacob antes que huyese de suegro Labán. (Génesis 31:11-13).
- Se le apareció a Moisés cuando la zarza ardía (Éxodo 3:1-2).
- Se le apareció a Josué: Antes de partir a Jericó y apareció como Príncipe del Ejercito de Jehová (Josué 5:13,14), listo para dar la victoria.
Por lo tanto, se concluye que siendo el Señor Jesucristo Dios, Él existe de eternidad a eternidad. Este capítulo, que recalca la Deidad de Cristo, debe estar inseparablemente relacionado con el capítulo de la humanidad del Hijo de Dios, realizada a través de la encarnación.
Seguro que a usted le interesó este estudio sobre la Preexistencia de Cristo, por eso le animamos a estudiar completamente la Doctrina de Jesucristo, lo puede hacer hoy mismo en el Ciclo de Estudios Bíblicos Doctrinales.


Libro: Grandes Temas Bíblicos.
Autor: Lewis Sperry Chafer.
Editorial Portavoz

Escrito por:   Lewis Sperry Chafer. Adaptado por el BBNBI.    Fecha de publicación  12/21/2009 12:13 PM
Número de visitantes  2527


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad