BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña, p/este sitio::


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Fidelidad rutinaria- Primera Parte

Fidelidad en los problemas: "Por tanto, no desmayamos; antes aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día" (2Co. 4: 16). Pablo había tenido bastantes problemas cuando escribió estas palabras. Sólo en su ministerio a los de Corinto había sufrido ya bastante. Cuando fue por primera vez a la ciudad, los judíos se opusieron abiertamente a él, de tal modo que se dispuso a salir y marchar a otra parte. Sólo la visión nocturna que tuvo del Señor le retuvo en Corinto durante año y medio (Hch.18:6-1 1). Incluso después de esta seguridad dada por el Señor, se vio llamado a juicio delante de Galión, acusado por los judíos.
Todo esto fue al final de su segundo viaje misionero. Cuando empezó el tercer viaje misionero, Pablo se encontró en Éfeso y comparó los problemas que tuvo allí a una lucha contra fieras ( 1Co.15 :32). En esta ciudad, no solamente se opusieron a él los judíos, sino que también los gentiles, ciudadanos de Éfeso, soliviantados por los plateros presentaron una gigantesca protesta contra los cristianos. Estas fueron algunas de las cosas que experimentó Pablo poco antes de escribir 1Corintios 4:16.
Si algún hombre estaba justificado para sentirse descorazonado, ése era Pablo, con certeza, frente a semejantes problemas. Pero él dijo que no lo haría por dos razones: Primero, vale la pena de sufrir cualquier cosa por causa del ministerio. Si la gracia de Dios puede verse en las vidas de los que han sido ayudados, entonces los problemas son pequeña cosa que soportar.
Segundo, Pablo se aseguró a sí mismo con la promesa de que Dios renueva al hombre interior cada día incluso si el hombre exterior se ve sujeto a toda clase de presiones y problemas.
El ejemplo y la enseñanza son claros. Una persona espiritual muestra persistencia, no desfallecimiento de corazón, frente a las dificultades. No cederá cuando la rutina venga a barrenar su alma. Contrariamente, mostrará una fidelidad constante y persistente en la tarea a la cual ha sido llamado.
Si desea ser fiel en su rutina diaria le invitamos a estudiar el curso Equilibrio en la Vida Cristiana. Estas interesantes lecciones las encuentra en el Ciclo de Estudios de Vida y Hogar Cristiano.

Escrito por:   Charles Ryrie.    Fecha de publicación  6/23/2010 9:21 AM
Número de visitantes  1727


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad