BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¿El rey David también experimentó el rechazo?
David sintió profundamente el rechazo de su padre, quizá había calado más de lo que imaginamos. Aun durante los últimos años de su vida luchó con la indiferencia de su familia. Como adulto escribiría: Aunque mi padre y mi madre me dejaran, con todo, Jehová me recogerá (Sal. 27:10). El conflicto entre su familia nunca salió de su mente. Quizá cuando Samuel regresó a Ramá especuló acerca del porqué los otros hermanos, más idóneos, fueron ignorados. Si cualquiera de ellos se hubiera convertido en rey, sencillamente habría sido un doble del vacilante Saúl, quien aparentemente impresionaba, pero tenía un corazón egoísta y desobediente. El texto dice explícitamente que cuando Saúl se paraba entre el pueblo, desde los hombros arriba era más alto que todo el pueblo (1 S. 10:23). Sí, aunque Saúl era alto y bien parecido, interiormente estaba lleno de podredumbre. ¡Las apariencias engañan!
Realmente, mucho antes que Samuel ungiera a David en Belén, Dios había dicho: .. . Jehová se ha buscado un varón conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo. . . (1 S.13: 14). En el plan de Dios David ya había sido elegido como rey; el cumplimiento de su designación era sólo cuestión de tiempo. Un pastorcito "conforme al corazón de Dios" fue escogido por encima de quienes parecían más calificados para la posición.
¿Por qué Dios rechazó siete hijos fuertes, y llamó al último de la familia? La respuesta está en el primer libro de Samuel, capítulo 16, versículo 7, el cual vale la pena citar de nuevo: Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón. Dios estaba dejando en claro que un hombre puede ser imponente por su altura, y sin embargo tener marchita el alma. Un hombre puede reunir todas las calificaciones necesarias para el liderazgo, pero si le faltan las cualidades que Dios valora, será rechazado por el único de quien su opinión cuenta al máximo.
El anciano profeta escribió: Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él...(2 Cr. 16:9). Continuamente el Todopoderoso nos hace un inventario individual, y sería innecesario decirlo, Él tiene acceso a información a la que el resto de nosotros no. Cuando Dios mide al hombre le pone la cinta métrica alrededor del corazón y no de la cabeza. David, como veremos, estaba lejos de ser perfecto. De hecho, con frecuencia se le recuerda por sus notorias debilidades. Sin embargo fue usado por Dios a pesar de esas faltas, porque El necesitaba un hombre con el corazón quebrantado para enseñarle a las futuras generaciones cómo ser consolados en medio del dolor. David fue usado por Dios, no a pesar de las debilidades, sino ¡por ellas! ¿Cómo podía Dios mostrar su gracia de mejor manera, que manifestando su poder en las vidas de aquellos que tienen las más profundas necesidades? Si sólo miráramos las áreas fuertes de David, no veríamos la gracia de Dios.
¿Qué clase de corazón tenía David que atrajo la atención del Todopoderoso? ¿Por qué David y no Eliab?
Encuentre las respuestas a estas preguntas, estudiando el curso, Creciendo a través del Conflicto, disponible en el Ciclo de Personajes Bíblicos.

Escrito por:   Erwin Lutzer.    Fecha de publicación  8/10/2010 12:54 PM
Número de visitantes  2170


Próximo: Textear a Dios
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad