BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña, p/este sitio::


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¿Escuchás a Dios?

"Pero al extraño no seguirán, sino que huirán de él, porque no conocen la voz de los extraños." Juan 10:5.

Cuando llego a casa después del trabajo y Juampi y Connie escuchan la llave en la puerta, saben que su papá está entrando; así que van corriendo y peleando para tratar de abrir la puerta. Connie corre más rápido, pero Juampi le cierra el paso con su silla de ruedas. La pelea es permanente y a mi me encanta. Conocen los ruidos que hago cuando llego a casa y están esperando mi regreso. ¡Como recompone el alma el cariño y los besos de Juampi y Connie después de un día de trabajo!
Aquellos que verdaderamente conocen a Dios, han aprendido a reconocer su voz por encima de todas las otras voces. En este siglo con tantos ruidos, muchas veces solo escuchamos lo que más conocemos. Escuchamos el ruido de las monedas en el piso o del tren que pasa. Pero olvidamos el ruido del grillo en el pasto porque vivimos en la jungla de cemento. A veces, también olvidamos escuchar a Dios.
Leía un comentario de tres cosas que son requeridas de aquellos que van a escuchar la voz de Dios:
Una confianza inamovible que Dios te quiere hablar. Tienes que estar completamente persuadido y convencido de esto. Dios es un Dios que habla y quiere que conozcas su voz para que puedas hacer su voluntad. Lo que Dios le diga, nunca irá más allá de los límites de las Escrituras.
Tiempo de calidad y silencio. Deberías desear encerrarse con Dios y dejar que todas las otras voces se callen. Es verdad que Dios nos habla durante todo el día. Pero se manifiesta siempre en el silbo apacible. 
La voluntad para hacer aquello que su voz nos dice. No alcanza solo con escuchar. Dios espera que tomemos la determinación de actuar y obedecer.
Dios hoy sigue hablando, sus ovejas oyen su voz; porque las llama por nombre y las saca. Y cuando ha sacado fuera todas las propias, va delante de ellas; y las ovejas lo siguen porque conocen su voz. Si puedes escuchar la voz de Dios, Él quiere hablarte para llevarte por Su Camino. Si lo conocés, lo vas a seguir confiado. Pero si no lo estás siguiendo, y hacés tu camino es porque no lo conocés.

REFLEXIÓN — ¿Escuchás a Dios?

Un gran abrazo y bendiciones

Escrito por:   Daniel Pérez Cliffe.    Fecha de publicación  11/1/2010 9:39 AM
Número de visitantes  1578


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad