BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Dos solemnes recordatorios
Leer 1 Reyes 21:1-29

Después de dejar constancia de estas terribles profecías, dichas por el Señor a través de Elías, el escritor de 1 Reyes hace este comentario en cuanto a las vidas de Acab y Jezabel: “No hubo realmente nadie, como Acab, que se vendiera para hacer lo malo ante el SEÑOR, pues su mujer Jezabel lo incitaba” (1 Reyes 21:25).  ¡Qué pareja! Estaban asociados para las peores iniquidades, hasta que Dios finalmente les dijo: “¡basta!”.
Aquí encontraremos dos serios y solemnes recordatorios que debemos considerar:
En primer lugar, que la paciencia de Dios tiene un límite.  Nadie sabe hasta cuando.  Los molinos de la justicia de Dios muelen despacio, pero muelen muy bien. El Señor, por su gran paciencia y misericordia, espera que nosotros escuchemos su voz y le obedezcamos.  La gente oye el Evangelio de la salvación y no responde. Pero Dios espera.  Algunos dicen conocerlo, pero viven de una manera que dice todo lo contrario.  Dios sigue esperando.  
La paciencia de Dios a veces nos frustra, particularmente cuando el mal persiste y Él no interviene para detenerlo.  En momentos así nos resulta fácil convencernos que el mal pasa todo el tiempo desapercibido.  
Usted y yo no sabemos en qué punto llega Dios a su divino límite, y dice: “¡Basta! ¡Es suficiente! ¡No voy a seguir tolerando esto!”  Pero yo sé por este pasaje y otros de la Biblia, por lo que hizo con Sodoma y Gomorra, con Herodes Agripa, y con Acab y Jezabel, que la paciencia de Dios puede finalmente agotarse, y de hecho se agota.  No se engañe creyendo que su paciencia es eterna.  
En segundo lugar, Dios cumple su palabra.  Nadie la detiene.  Jamás olvide lo que leyó en esta parte.   Acab y Jezabel eran muy poderosos, muy intimidantes, muy impíos.  Pensaban que ellos lo controlaban todo, que eran invencibles. Pero cuando Dios intervino, fue su fin.  No pudieron detener el castigo divino.  
Si usted es un hijo de Dios, Él no le echará de su familia. Pero si se niega tercamente a obedecerlo, andando en sus propios caminos, su disciplina será muy dura para con usted. Él le ama demasiado como para no tener en cuenta sus acciones.  
Dios es bueno y justo.  Y cuando su justicia finalmente decide actuar, no hay forma de escapar de ella.  Si usted piensa lo contrario, está lamentablemente fuera de la realidad.

Escrito por:   Charles R. Swindoll    Fecha de publicación  1/12/2011 10:08 AM
Número de visitantes  1416


Próximo: ¿Es usted feliz?
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad