BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Aprovecha hoy la bendición de Dios

"Antes que ellos se durmiesen, ella subió al terrado, y les dijo: Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros." Josué 2:8-9
Los dos espías israelitas habían sido descubiertos. Los soldados de Jericó estaban en guardia y no fueron sorprendidos. Comenzó una feroz persecución y el final era predecible. Si los agarraban eran hombres muertos. Subieron al muro y se encontraron arrinconados. No había escapatoria. Y cuando se pensaban muertos una puerta se abrió. Una mujer los invita a pasar y esconderlos. Solo les pidió que le preserven la vida cuando destruyan la ciudad. No era un pedido muy lógico para una mujer que estaba en la posición de pedir lo que quisiera. Tenía la vida de los dos espías en sus manos.
La explicación que les da es muy simple. Sabemos que Dios les ha dado la tierra en sus manos, sabemos que ya hemos sido derrotados antes de comenzar a luchar y por eso hace 40 años que vivimos muertos de miedo.
Los espías seguramente se sorprendieron aún más. Ellos habían crecido caminando en el desierto sin sentido la misma cantidad de años que los pobladores de la tierra prometida esperaban su final anunciado. Me imagino la ansiedad y asombro de esa generación que vivió vigilando los pasos del pueblo de Israel sin entender por que razón seguían dando vueltas sin sentido sabiendo que tenían el triunfo asegurado.
Muchas veces vivimos como los espías. Los que nos rodean saben que tenemos un Dios poderoso y eterno que está de nuestro lado, un Dios grande y maravilloso que sigue haciendo milagros, un Dios que nos da la victoria. Pero nosotros seguimos dando vueltas en círculos viciosos sin sentido y sin disfrutar de los beneficios que Dios desea darnos. Caminamos en medio del calor de las malas decisiones y de la sequedad de nuestros caprichos en vez de disfrutar de la frescura y bendición de Dios.
Aprovecha hoy la bendición de Dios. No sigas perdiendo el tiempo. La simpleza de Dios es tan maravillosa que ofrece bendición con generosidad. No seas que por tus malas decisiones pierdas el tiempo y no las puedas disfrutar ahora. Hoy es el día de la bendición de Dios. Aprovechalo.

REFLEXIÓN — No esperes cuarenta años.

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Escrito por:   Daniel Pérez Cliffe.    Fecha de publicación  1/24/2011 10:07 AM
Número de visitantes  1606


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad