BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡Él es un Dios soberano que está en acción!

Pasadas estas cosas, sosegada ya la ira del rey Asuero, se acordó de Vasti y de lo que ella había hecho, y de la sentencia contra ella.Y dijeron los criados del rey, sus cortesanos: Busquen para el rey jóvenes vírgenes de buen parecer; y ponga el rey personas en todas las provincias de su reino, que lleven a todas las jóvenes vírgenes de buen parecer a Susa, residencia real, a la casa de las mujeres, al cuidado de Hegai eunuco del rey, guarda de las mujeres, y que les den sus atavíos; y la doncella que agrade a los ojos del rey, reine en lugar de Vasti. Esto agradó a los ojos del rey, y lo hizo así. Había en Susa residencia real un varón judío cuyo nombre era Mardoqueo hijo de Jair, hijo de Simei, hijo de Cis, del linaje de Benjamín; el cual había sido transportado de Jerusalén con los cautivos que fueron llevados con Jeconías rey de Judá, a quien hizo transportar Nabucodonosor rey de Babilonia. Y había criado a Hadasa, es decir, Ester, hija de su tío, porque era huérfana; y la joven era de hermosa figura y de buen parecer. Cuando su padre y su madre murieron, Mardoqueo la adoptó como hija suya. Ester 2:1-7

En toda la trama de esta historia maravillosa, encontramos hasta aquí por lo menos tres lecciones perdurables. La primera tiene que ver con el plan de Dios. La segunda, con los propósitos de Dios. Y la tercera, con el pueblo de Dios.
En primer lugar, los planes de Dios no son obstaculizados cuando los acontecimientos de este mundo son carnales o no espirituales. Dios está en actividad. Él se está moviendo.  Él está tocando las vidas.  Él está dando forma a los reinos. A Él nunca le sorprende lo que la humanidad pueda hacer. Sólo porque las acciones o las motivaciones resulten ser carnales o no espirituales o injustas, esto no significa que Él no está presente. Es posible que los involucrados no le estén dando la gloria, pero nunca dude que Él está presente, que Dios está en acción.
En segundo lugar, los propósitos de Dios no son frustrados por las fallas morales o maritales. ¿Por qué lo sé? Porque Él es un Dios que aplica la gracia a toda la perspectiva de la vida. El mal lo aflige, y después hay consecuencias serias, ¡pero ninguna cantidad de mal frustra sus soberanos propósitos! Él es un Dios de gracia admirable.
En tercer lugar, el pueblo de Dios no está excluido de los lugares de autoridad por las desventajas o las dificultades. Ester era una exiliada en un país extranjero. Era también huérfana. Estaba a años luz de nobleza persa. Pero nada de esto impidió que Dios la exaltara a la posición en la cual Él la quería usar. La mano de Dios no es tan corta que no pueda salvar, ni su oído tan torpe que no pueda escuchar.  Dios se especializa en transformar lo mundano en significativo. Dios no sólo se mueve de manera sorprendente, sino que también lo hace en momentos que no tienen nada de particular. El Señor está tan involucrado en lo mundano como en lo milagroso.  Él es un Dios soberano que está en acción en medio de los vastos escenarios de los estados e imperios de nuestro mundo. Y nosotros, aun en medio de nuestros días habituales, debemos permanecer puros y dedicados a las cosas de Dios y de su obra en nuestras vidas, manteniéndonos sensibles a su mano que se mueve en medio de lo carnal, de lo secular, e incluso en medio de la embriaguez de los reyes o autoridades. Sólo entonces podremos traer a este mundo destrozado la esperanza que tanto necesita
Recuerde: Él está en acción en su vida en este mismo momento, ya sea que usted lo vea o no.

Escrito por:   Charles R. Swindoll.    Fecha de publicación  2/4/2011 9:30 AM
Número de visitantes  1044


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad