BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Conflicto en la Familia

¿Sabía usted que es imposible predecir quién será poderosamente usado por Dios? Imposible, saberlo ¡porque Dios tiene sus propias razones para colocar gente improbable en lugares aún más improbables! Su evaluación de cada uno de nosotros difiere bastante del grado que personalmente nos demos, o de la apreciación de nuestros amigos, Probablemente Dios ha proyectado para usted un lugar que es superior al soñado, Sólo pregúntele a David, ¡el niño pastor convertido en rey de Israel!
Evaluación de los Padres
Todos hemos sido medidos con el criterio de otra persona, o evaluados bajo las preferencias personales de nuestros padres, hermanos y amigos, De hecho, instintivamente comparamos a cada persona que conocemos con nuestro patrón de "las cualidades más buscadas". Apariencia, personalidad, inteligencia y sinceridad, son algunas de las características que afectan el juicio que nos hacemos mutuamente. Aunque teóricamente podemos estar de acuerdo en que todas las personas son creadas de manera semejante, nos nivelamos mas en una escala que está de acuerdo con nuestro gusto. No tratamos a la gente, de acuerdo con un valor absoluto, sino relativo. Los padres cometen un error cuando juzgan a sus hijos por las normas de la sociedad. Quizá la belleza sea el modelo más común, la cual, dice James Dobson, nuestra cultura ve como la "moneda de oro del valor humano". Con frecuencia los padres caen en la trampa de prestarle más atención al niño atractivo, quien los hace sentir mejor. Los otros niños sienten el dolor del rechazo, y la depresión que viene de saber que sencillamente no dan la talla. Como nuestra opinión de quiénes somos está determinada por aquellos que nos rodean, el niño que siente el rechazo de sus padres tendrá una carga emocional con la cual tratar, mientras se esfuerza por la integridad de la misma. Si la apariencia es la moneda de oro del valor humano, seguro que la inteligencia es la de plata. Si usted tiene la buena fortuna de ser un "niño prodigio' , será aceptado por su brillantez. El prestigio está conectado con las notas altas en álgebra, ciencias políticas o programación de computadores. Los niños pueden tener habilidades naturales para la música, el arte, o para hablar en público, y todavía sentir el aguijón del rechazo dentro de la cadena familiar. Dado el gran número de familias que no interactúan bien, incluso los niños dotados pueden crecer con sentimientos de depresión y odio por sí mismos. Los niños que son ignorados, o de quienes se abusa verbal y físicamente, conocen el dolor interior de sentir que realmente nadie los ama, y que no tienen ningún valor aparente. Hay evidencia de que David sufrió debido al rechazo de su padre y los hermanos mayores. Ellos se ofendieron por su rápido ascenso a la fama, y hubieran preferido que permaneciera en casa con las ovejas, a donde pertenecía. Pero nos estamos adelantando a la historia.
El caso de David
Frecuentemente, en el pasado, Samuel había juzgado el carácter de una persona por su apariencia, es decir, por su porte, estatura o personalidad. Pensando que esta sería la forma de determinar cuál de los hijos había sido escogido por Dios, uno a uno los siete jóvenes desfilaron delante de Samuel con paso regio. De manera natural el mayor, Eliab, marchó primero. Quienes estudian las genealogías nos dicen que por lo regular los primogénitos son competitivos, autosuficientes, de  voluntad firme, y buenos líderes. Probablemente Eliasib llevaba una gruesa lanza para demostrar su bravura, y confiado en que sería escogido, marchó acentuando su majestuoso paso. Incluso Samuel fue confundido. De cierto delante de Jehová está su ungido, pensó para sí (1 S. 16:6), pero cuando el anciano guardó silencio y estuvo atento a la voz del Señor, escuchó palabras asombrosas como:  .. No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón (1 S. 16:7). El Todopoderoso estaba hablando. ¡Yo lo desecho! iQué golpe para este líder orgulloso y naturalmente dotado!
Luego fue Abinadab quien marchó lentamente frente al profeta. Para este momento Samuel había aprendido a no sacar conclusiones apresuradas, así que esperó pacientemente la divina voz . ... Tampoco a éste ha escogido Jehová (1 S. 16:8). De igual manera todos los siete hijos de Isaí desfilaron frente a Samuel completamente vestidos y armados. Sin embargo, sus semblantes con actitud de reyes, no impresionaron al profeta. Cada uno supo que había sido rechazado para la monarquía. Samuel estaba confundido, pues asumió que todos los hijos de Isaí habían sido invitados a esta reunión especial. Pero el desfile de los hijos terminó, y no hubo confirmación divina. No pudo evitar el cuestionarse a sí mismo si había escuchado la voz del Señor correctamente, y entonces preguntó: ¿Son estos todos tus hijos? Isaí respondió de mala gana: Queda aún el menor, que apacienta las ovejas. Y dijo Samuel a Isaí: Envía por él, porque no nos sentaremos a la mesa hasta que él venga aquí (1 S. 16:11).
David no era el hijo predilecto
Esta es nuestra primera razón para creer que David no era un hijo predilecto. Isaí había sido invitado de manera específica al sacrificio, y había traído a sus hijos porque uno de ellos sería ungido como rey (1 S. 16:1-3). Nos da la impresión de que casi había olvidado que tenía otro hijo. Su excusa para no tener presente a David era débil, porque ahí estaban otros a quienes les había podido confiar el cuidado de las ovejas ( 1 S. 17:20). Quizá no tenía grandes esperanzas para ese chico. Probablemente esta no era la primera vez que David quedaba excluido de una reunión familiar, y ya se habrá acostumbrado a estar relegado, apacentando las ovejas, mientras sus hermanos mayores se embarcaban en diversas aventuras.
Si usted desea aprender mas sobre la historia del rey David, le invitamos a estudiar el Curso “Creciendo a través del Conflicto” , lecciones que encuentra en el Ciclo de Estudios de Personajes Bíblicos

Escrito por:   Erwin Lutzer    Fecha de publicación  4/8/2011 4:54 PM
Número de visitantes  957


Próximo: Miedo de Caerse
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad