BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Dios sí se fija

Aquella misma noche se le fue el sueño al rey, y dijo que le trajesen el libro de las memorias y crónicas, y que las leyeran en su presencia. Entonces hallaron escrito que Mardoqueo había denunciado el complot de Bigtán y de Teres, dos eunucos del rey, de la guardia de la puerta, que habían procurado poner mano en el rey Asuero.Y dijo el rey: ¿Qué honra o qué distinción se hizo a Mardoqueo por esto? Y respondieron los servidores del rey, sus oficiales: Nada se ha hecho con él.Entonces dijo el rey: ¿Quién está en el patio? Y Amán había venido al patio exterior de la casa real, para hablarle al rey para que hiciese colgar a Mardoqueo en la horca que él le tenía preparada.Y los servidores del rey le respondieron: He aquí Amán está en el patio. Y el rey dijo: Que entre.Entró, pues, Amán, y el rey le dijo: ¿Qué se hará al hombre cuya honra desea el rey? Y dijo Amán en su corazón: ¿A quién deseará el rey honrar más que a mí? Y respondió Amán al rey: Para el varón cuya honra desea el rey, traigan el vestido real de que el rey se viste, y el caballo en que el rey cabalga, y la corona real que está puesta en su cabeza; y den el vestido y el caballo en mano de alguno de los príncipes más nobles del rey, y vistan a aquel varón cuya honra desea el rey, y llévenlo en el caballo por la plaza de la ciudad, y pregonen delante de él: Así se hará al varón cuya honra desea el rey. Entonces el rey dijo a Amán: Date prisa, toma el vestido y el caballo, como tú has dicho, y hazlo así con el judío Mardoqueo, que se sienta a la puerta real; no omitas nada de todo lo que has dicho. Y Amán tomó el vestido y el caballo, y vistió a Mardoqueo, y lo condujo a caballo por la plaza de la ciudad, e hizo pregonar delante de él: Así se hará al varón cuya honra desea el rey. Después de esto Mardoqueo volvió a la puerta real, y Amán se dio prisa para irse a su casa, apesadumbrado y cubierta su cabeza. Contó luego Amán a Zeres su mujer y a todos sus amigos, todo lo que le había acontecido. Entonces le dijeron sus sabios, y Zeres su mujer: Si de la descendencia de los judíos es ese Mardoqueo delante de quien has comenzado a caer, no lo vencerás, sino que caerás por cierto delante de él. Aún estaban ellos hablando con él, cuando los eunucos del rey llegaron apresurados, para llevar a Amán al banquete que Ester había dispuesto. Ester 6:1-14

Las cosas no son como parecen, eso nunca falla, ¿verdad? Cuando uno piensa que no pueden ser peores, lo son. Esto fue muy cierto para Mardoqueo en un momento crucial de la historia de Ester. Pero aprendemos juntos.
Cuando todo parece estar perdido, no es así: Mardoqueo pudo haberse desesperado por la situación que había en Persia. El rey era un gentil y no tenía ningún interés en los judíos. Además su hombre de confianza más cercano era Amán, quien odiaba abiertamente a los judíos. Ester estaba en el palacio, pero si el rey descubría que ella era judía su vida podría terminar en un instante. Cuando parece que todo está perdido, no es así.
Cuando parece que nadie se ha dado cuenta, no es así: ¿Recuerda la valiente decisión de Mardoqueo antes, cuando se enteró de una conspiración por parte de dos de los porteros del palacio que estaban haciendo planes para asesinar al rey? Cuando llegó a oídos de Mardoqueo ese complot, se lo contó a su hija adoptiva Ester, y ella, por ser la reina, alertó al rey.  Ester le había dicho al rey que la información había venido de Mardoqueo, pero nadie lo recompensó por su gran acción. Parecía como si nadie se hubiera fijado o lo recordara. Por lo tanto, Mardoqueo siguió viviendo su vida sin que nadie se fijara, lo recompensara o lo apreciara, hasta esa noche decisiva. Me encantan las dos primeras palabras de 6:1: “Aquella noche."   Así son las cosas de Dios, en el momento justo, en Su tiempo Él interviene y hace lo inesperado.
Cuando nadie parece fijarse y cuando a nadie parece importarle: Él se fija y a Él le importan las situaciones de su pueblo, el texto dice“aquella noche.”  De ser posible, aprenda hoy mismo esta lección de Mardoqueo. A pesar de todo lo que le sucede:
a. Él nunca se vuelve un hombre vengativo.
b. Nunca trata de tomar la situación de Amán,en sus manos,  aun cuando tiene la oportunidad, aun cuando Amán está en una situación muy vulnerable.  No le da una patada en la cara cuando tiene la oportunidad de hacerlo. Ni siquiera habla contra el hombre.
c. Permítame que lo desafié a proteger su corazón así como lo hizo Mardoqueo.

Escrito por:   Charles R. Swindoll.    Fecha de publicación  4/13/2011 8:59 AM
Número de visitantes  933


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad