BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
El enemigo invisible - Job

Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal. Y le nacieron siete hijos y tres hijas. Su hacienda era siete mil ovejas, tres mil camellos, quinientas yuntas de bueyes, quinientas asnas, y muchísimos criados; y era aquel varón más grande que todos los orientales. E iban sus hijos y hacían banquetes en sus casas, cada uno en su día; y enviaban a llamar a sus tres hermanas para que comiesen y bebiesen con ellos. Y acontecía que habiendo pasado en turno los días del convite, Job enviaba y los santificaba, y se levantaba de mañana y ofrecía holocaustos conforme al número de todos ellos. Porque decía Job: Quizá habrán pecado mis hijos, y habrán blasfemado contra Dios en sus corazones. De esta manera hacía todos los días. Un día vinieron a presentarse delante de Jehová los hijos de Dios, entre los cuales vino también Satanás. Y dijo Jehová a Satanás: ¿De dónde vienes? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: De rodear la tierra y de andar por ella. Y Jehová dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal? Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto, sus bienes han aumentado sobre la tierra. Pero extiende ahora tu mano y toca todo lo que tiene, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. Dijo Jehová a Satanás: He aquí, todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él. Y salió Satanás de delante de Jehová. Job 1:1-12

Job no merece siquiera la idea del maltrato. Ha caminado fielmente con Dios, especialmente en su adultez. En ese momento, él es el mejor de los mejores, “el más grande de todos los orientales.”  Además de todo esto, es un siervo humilde de Dios. Pero nada de eso impresiona a Satanás. Sus malignas sospechas motivan su insidioso plan: Si quieres saber cómo es él realmente, quítale todo ese trato condescendiente y esa protección permanente. Quítale todo el bienestar y verás de inmediato si no te maldice en tu misma cara (Job 1:11). El argumento de Satanás es claro: Job sirve a Dios por lo que obtiene de eso, no porque el Señor sea lo primero en su vida.
Nosotros nos enfrentamos a un enemigo que no podemos ver, pero que es real. Tenemos un enemigo sobrenatural, y regularmente nos enfrentamos a él o a alguno de sus emisarios. Y nunca dude de que todo esto sea real. Satanás espera que su engañosa estrategia le juegue una broma a su mente, para debilitarle y finalmente destruirle. El deseo del acusador es arruinar su testimonio, al mismo tiempo que destruye su vida. Mientras tanto, si eso significa también arruinar su vida familiar, sin duda que lo hará. Si es necesario tentarle para que usted secretamente haga mal las cosas para su propio provecho, algo que usted no habría hecho en el pasado, lo hará. Satanás hará todo lo que sea necesario para destruirle. El hecho de que tengamos un enemigo que no podemos ver, no significa que no sea real.
A veces soportamos pruebas que no merecemos, pero que Dios permite. Sí, leyó bien. En la vida hay pruebas que no merecemos, pero que, no obstante, debemos soportar. En el misterio de la insondable voluntad de Dios, hay cosas que no podemos explicar o entender totalmente. Por lo tanto, no trate de comprender cada hilo de su plan inescrutable. Si no acepta esto que le digo, usted será una persona cada vez más confundida, más resentida y, al final, más amargada. Si esto sucede, la victoria será de Satanás. Acéptelo. Sufra la prueba que Dios ha permitido. Nada tocará su vida si no ha pasado primero por las manos de Dios. Él es quien tiene todo el control, y por ser Él quien es, tiene el soberano derecho de permitir pruebas que no merecernos.
Tenemos, en verdad, un enemigo invisible, pero también tenemos un defensor invisible mucho más poderoso.

Escrito por:   Charles Swindoll    Fecha de publicación  6/15/2011 9:11 AM
Número de visitantes  2033


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad