BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña, p/este sitio::


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡Excusas! Cuarta Parte - Acercándose más a Dios

Cuantas veces al servir a Dios hemos usado la siguiente excusa que Moisés pronunció:
“No tengo ningún talento natural"
¡Ay. Señor! nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes, ni desde que tú hablas a tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua (Ex. 4: 10).
"¡Dios, me estás llamando a asumir una responsabilidad para la cual no me has equipado. No tengo la habilidad!" Aparentemente Moisés tartamudeaba o al menos le parecía que hablaba lentamente y con dificultad. Imaginaba lo que sería entrar al palacio, caminar por el largo corredor y estar de pie ante Faraón, rodeado por una legión de soldados. Y después del debido protocolo, podía verse comenzando a formularle la inimaginable petición de que los israelitas pudieran salir de la tierra, sólo para encontrarse con que no salían palabras de su boca.
¿O qué si hablaba tan lento, tartamudeando cada palabra, que hiciera el ridículo ante la corte? ¿Cómo podría ser el vocero de Dios si no sabía hablar? ¡Tenía sentido que un portavoz de Dios fuera dotado con oratoria!
La respuesta de Dios es suficiente para silenciar la objeción de alguien que cree que sus impedimentos físicos son limitaciones para Dios. Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo Jehová? (Ex. 4: 11).
¿Sorprendente la respuesta de Dios? ¡Las limitaciones físicas, son obra de Dios! Si Dios hubiera querido que Moisés fuera elocuente para hablar, lo habría dotado así. Dios asume la responsabilidad de crear a la persona con un talento, al igual que aquella que formó con diez. Se nos han dado las suficientes habilidades para realizar todo aquello que Dios nos llama a hacer. Evidentemente Dios pensó que el impedimento de Moisés para hablar no sería un obstáculo para su éxito en Egipto. ¿Qué importaba entonces si Dios escogía que Moisés iniciara sus siguientes 40 años con lo que Don Baker denomina. "una limitación humillante?" ¿Te parece que por fin Moisés tenía la respuesta para todas sus objeciones? Va bajo los auspicios del Dios Creador en cuyas manos descansan todas las cosas. Esperaríamos que él dijera ¡sí! a Dios. Pero por supuesto el problema aún es más grave.
Continué aprendiendo sobre las excusas de Moisés, estudiando el curso Acercándose más a Dios, serie que encuentra en el Ciclo de Estudios de Personajes Bíblicos.

Escrito por:   E. Lutzer - Acercándose más a Dios    Fecha de publicación  7/14/2011 4:39 PM
Número de visitantes  1599


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad