BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Hora de Crecer

"De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo" 1 Corintios 3:1
Mientras miraba algunas tarjetas de cumpleaños en una tienda de regalos, encontré una que me hizo reír. El mensaje decía: «Sólo eres joven una vez, pero puedes ser inmaduro siempre». Esa tarjeta estimuló mi sentido del humor. No tener que crecer posee cierto atractivo, como puede atestiguar todo admirador de Peter Pan.
Sin embargo, todos sabemos que la inmadurez perpetua no es sólo inadecuada, sino también inaceptable. En el caso de los creyentes, es vital que maduremos. Después de nacer de nuevo y de convertirnos en seguidores de Cristo, se espera que dejemos de ser bebés espirituales. Las Escrituras nos desafían a crecer para asemejarnos más al Señor.
Al escribirle a la iglesia en Corinto (una congregación muy problemática), Pablo dijo que las dificultades que atravesaba se debían a la falta de desarrollo espiritual de sus miembros. En 1 Corintios 3:1, señaló: «Hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo».
¿Cómo crecemos para dejar de ser bebés espirituales? Pedro insistió: «Creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo» (2 Pedro 3:18). Esto lo logramos al meditar en la Palabra de Dios y al dedicarnos a la oración (Salmo 119:97-104; Hechos 1:14). Como en el caso de la iglesia de Corintio, tal vez para nosotros también sea hora de crecer.

Reflexión: El crecimiento espiritual se produce cuando se cultiva la fe.

SUGERENCIAS PARA EL CRECIMIENTO CRISTIANO

El crecimiento espiritual es el resultado de permanecer en Jesucristo. La Escritura dice: "El justo por la fe vivirá" (Gálatas 3:11). Una vida de fe te capacita para confiar en Dios cada vez más y en todo detalle de tu vida y para practicar lo siguiente:

Conversa con Dios en oración diariamente (Juan 15:7)

Recurre a la Biblia, estudiándola diariamente (Hechos 17:11). Principia con el Evangelio de San Juan.

Insiste en confiar a Dios cada aspecto de tu vida (I Pedro 5:7)

Sé lleno del Espíritu de Cristo, permítele vivir Su vida en ti (Gálatas 5:16-17: Hechos 1:8).

Testifica a otros de Cristo verbalmente y con Su vida en ti (Mateo 4:19, Juan 15:8).

Obedece a Dios momento a momento (Juan 14:21)



Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario.    Fecha de publicación  8/23/2011 2:43 PM
Número de visitantes  1573


Próximo: ¿Estás contento?
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad