BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Imposible no cantar

"Alabaré a Jehová en mi vida; cantaré salmos a mi Dios mientras viva" Salmo 146:2
Robert Lowry creía que su mayor contribución a la vida era predicar. Sin embargo, a este pastor del siglo XIX se lo recuerda más por su música y sus himnos del evangelio. Lowry compuso la letra o la música de más de 500 canciones, entre las cuales están: «Crucificado fue mi Salvador», «Señor, que tú me ayudes» y «Ve cristiano y predica».
En 1860, cuando los Estados Unidos tambaleaban al borde la guerra civil, Lowry escribió estas perdurables palabras que no se centran en las amenazadoras circunstancias, sino en el Cristo inmutable: Aunque mi gozo y mi consuelo mueran, Aunque la oscuridad sea lo que me rodea, ¡El Señor, mi Salvador, vive! Ninguna tormenta puede alterar mi profunda calma. A su cuidado me voy a aferrar. Cristo es Señor del cielo y de la tierra, ¿Cómo podría dejar de cantar? [Trad. lit.]
La confianza en Dios que tenía Lowry durante los momentos difíciles hace eco de las palabras del salmista: «No confíes en los príncipes, ni en hijo de hombre, porque no hay en él salvación. Bienaventurado aquel cuyo ayudador es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en Jehová su Dios» (Salmo 146:3-5).
Reaccionar con fe o con temor ante las circunstancias de la vida dependerá de lo que llene nuestra mente. Si sabes que «reinará Jehová para siempre» (v. 10), ¿cómo podrías dejar de cantar?

Reflexión: Si estás a tono con Cristo, puedes cantar aun en la oscuridad.

Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  8/29/2011 8:57 AM
Número de visitantes  1654


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad