BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¿Qué es un don espiritual? Primera Parte
Aunque la palabra griega para don espiritual se emplea en una variedad de significados en el Nuevo Testamento, por lo general se refiere a las capacidades o habilidades especiales que Dios da a los hombres. Con la excepción de 1 Pedro 4:10, solamente Pablo la emplea en el Nuevo Testamento. Hay tres lugares donde se discute el tema con amplitud: Romanos 12, 1 Corintios 12 y Efesios 4. Un don espiritual es la habilidad que Dios concede para servir. Esta simple definición incluye la fuente de los dones (dados por Dios), el sentido de los dones (habilidades) y el propósito de los dones (servicio).
Si tenemos en cuenta que un don espiritual es principalmente una habilidad, esto nos guardará de mucha confusión que existe en la mente de la gente sobre este asunto. Muchos piensan del don espiritual como de un oficio en la iglesia que solamente unos privilegiados pueden ocupar. O de otra manera piensan que los dones espirituales están lejos del alcance del creyente medio que lo más que se puede esperar es que algún día pueda descubrir algún pequeño don y que se le permita ejercitarlo de alguna manera. Ambas concepciones son equivocadas. Un don espiritual es primeramente una habilidad concedida al individuo. Esto significa que el don no es un lugar de servicio, ya que el don es la habilidad y no el lugar donde la misma se ejercita.
El don de pastor, por ejemplo, se asocia comúnmente con el oficio o posición que una persona pueda ejercer en el pastorado. Pero el don es la habilidad de dar el cuidado de un pastor a la gente, sin tener en cuenta donde se lleva a cabo. Desde luego, el hombre que ocupa el oficio de pastor debe tener y ejercitar el don de pastor, pero lo mismo debe hacer el decano de una escuela cristiana. A decir verdad -aunque esto pueda parecer chocante al principio ¿por qué no puede recibir una mujer cristiana el don de pastor para usarlo entre los niños de su barriada o en la escuela dominical o como decana de mujeres? Ahora bien, yo no digo que las mujeres deban convertirse en pastoras de iglesias para tomar a su cargo la predicación y la dirección de la congregación. Creo que semejante oficio o posición de pastorado se ha reservado a los hombres solamente. Pero esto no significa que el don o la habilidad no pueda recibirlo una mujer. ¿No hemos visto nunca a una mujer que ha servido a la congregación como visitadora de la iglesia (a veces hasta pagada por la iglesia)?
Otro buen ejemplo que destaca la diferencia entre el don y el lugar donde se ejercita es el don de la enseñanza. La mayoría de nosotros relacionamos el don de enseñanza con la típica clase y aula. No hay duda de que debe ejercitarse allí, pero también puede utilizarse en muchas otras circunstancias. ¿Es que no ejercita su don de enseñanza la querida señora que paciente y voluntariamente dirige el club bíblico al que asisten mis hijos cada semana en el garaje de un amigo? Aquella no es una situación formal de escuela, pero allí se imparte mucha enseñanza.
Estudie más sobre el tema "El uso de los dones", en el curso Equilibrio en la Vida Cristiana, disponible en el Ciclo de Vida y Hogar Cristiano.


Escrito por:   C. Ryrie - Equilibrio en la Vida Cristiana    Fecha de publicación  9/8/2011 4:23 PM
Número de visitantes  2754


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad