BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Mensaje a la iglesia de Sardis - Primera parte

En esta oportunidad entramos a estudiar el mensaje a la iglesia de Sardis, iglesia que se caracteriza por el hecho de que nuestro Señor Jesucristo, al iniciar la misma lo hace con fuertes palabras, luego de que se presenta como el que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas: “Tienes nombre de que vives y estas muerto.”
¡Qué lástima ser una iglesia así y oír de nuestro Señor tan fuertes palabras!, estas patentes palabras quedan hasta hoy, con el propósito de que todos sepan la verdadera condición de esta iglesia, principalmente aquellos que se dejaron impresionar por las apariencias externas, sin conocer el interior de ella, la cual parecía vivir y estaba muerta.Verdaderamente que en todos los tiempos, ha existido este tipo de pecado de apariencia, y esto viene dado por la naturaleza misma del hombre, el cual quiere siempre satisfacer su ego mostrando una apariencia externa que no es reflejo de la interna, solo tenemos que recordar a los fariseos en el tiempo de Cristo, en la manera en que daban sus limosnas (Mateo 6:1-4) o como oraban (Mateo 6:5), o como vivían de las apariencias, de tal manera que Jesús tuvo que decir a sus discípulos en (Mateo 23:2): “En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos.  Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.”
No hubo actitud más condenada por Cristo que la HIPOCRESÍA, por esta razón, vemos al Señor indignado con esta iglesia a la cual se dirige con tanta dureza.
Veamos los pormenores de esta carta y analicemos su situación bajo este bosquejo de estudio:
 I) SU TÍTULO
II) SU QUEJA
III) SU EXHORTACIÓN
IV) SU RECOMPENSA
Como veremos, esta carta carece de elogio de parte de nuestro Señor, aunque en el versículo 4 el Señor dice que hay algunas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras con la misma actitud que tenía la iglesia en su mayoría.
 Veamos en primer lugar:

I) SU TITULO (Apocalipsis 3:1)
 
A. ESTE TÍTULO MANIFIESTA LA SABIDURÍA Y PLENITUD DE CRISTO
 
1.“El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas.” Este título representa a Jesucristo, en su atributo de sabiduría, y en la plenitud del Espíritu. Tenemos que recordar que en (Apocalipsis 1:4) se dice: “Juan, a las siete iglesias que están en Asia: gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono; y de Jesucristo..."
2. En Apocalipsis 4:5 también se dice: “Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete Espíritus de Dios.”
3. En Apocalipsis 5:6 se completa la idea en cuanto a la aplicación de este atributo en Cristo, cuando dice: “Y mire, y vi que en medio del trono y de los cuatro seres vivientes, y en medio de los ancianos, estaba en pie un cordero como inmolado, que tenia siete cuernos, y siete ojos, los cuales son  los siete espíritus de Dios, enviados por toda la tierra.”
 
B. ESTE TÍTULO NOS REVELA LA RELACIÓN DIRECTA DE CRISTO CON LA IGLESIA
 
1. Ahora vemos en (Apocalipsis 1:6) donde se nos declara con respecto a la visión de Juan, que Jesús es el que tenía las siete estrellas en su diestra. Aquí dijimos que esta característica denota el control y autoridad que tiene el Señor Jesucristo sobre los pastores de las iglesias.
2. En (Apocalipsis 1:20) se nos revela el ministerio de las siete estrellas, diciéndonos que las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, habiendo entendido que estos ángeles son los pastores de las diferentes iglesias a las cuales se les escriben estas epístolas.
3. Es de notar que el Señor les recuerda a ellos que él es el que posee la plenitud de la sabiduría y del control de lo que sucede en cada una de sus iglesias. Por lo tanto, ninguna iglesia podrá impresionar al Señor con nada de lo que haga, si esto no es hecho con corazón genuino.
 

C. ESTE TÍTULO DECLARA EL CONOCIMIENTO PLENO QUE POSEE EL SEÑOR DE NUESTRO INTERIOR
 
1. Aquí solamente recordaremos (Hebreos 4:13) que dice: “Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta.”
2. Hermanos, no juguemos con Dios, él no puede ser burlado por ningún hombre y mucho menos podremos esconder de él, lo que hay en nuestro corazón. Debemos citar aquí lo que dijo el mismo Señor Jesús en (Juan 2:24-25) cuando algunos dijeron creer en él por las señales que hacía: “Pero Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque conocía a todos, y no tenía necesidad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre.”
3. Los cristianos tenemos que admitir que Dios vela por su iglesia universal y tiene control absoluto de sus iglesias locales, asimismo Dios tiene control de sus pastores y los cuida y los sustenta en sus más íntimas situaciones, por tanto nadie debe osar estar en contra de un siervo de Dios, veamos el Salmo 28:8 cuando dice: “Jehová es la fortaleza de su pueblo, Y el refugio salvador de su ungido.”
 
Pasemos ahora a:
II) SU QUEJA (Apocalipsis 3:1b)
       
A. SU QUEJA ES SOBRECOGEDORA Y TERRIBLE
 
1. El Señor le dice a Sardis: “Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estas muerto.” Estas palabras evidencian la práctica del pecado de esta iglesia, a la cual el Señor se dirige con tan grande condenación. De igual manera podemos percibir que Jesús va directamente al grano.
2. Le dice: “Yo conozco tus obras.” Está claro que con el título con que se dirige Cristo a esta iglesia, él conoce todo lo más íntimo que sucede en Sardis. Él tiene un conocimiento pormenorizado de lo que ocurre en el seno de esta iglesia.
3. Estas obras declaran que la iglesia de Sardis estaba en operación, y al vez en más actividad que cualquiera de las demás iglesias del Asia Menor, pero la cantidad o calidad de ellas no iban en proporción a la espiritualidad que Dios esperaba de ella.
 
B.SU QUEJA VA DIRECTAMENTE A CONDENAR SU APARIENCIA

1. Que tienes NOMBRE de que vives. Ciertamente que la hipocresía lleva a los hombres a venderse por lo que no valen. Esta iglesia había buscado un nombre que escondía fielmente la realidad de su condición de mortandad.
2. De cierto, Sardis era una iglesia popular, grande y con una actividad asombrosa, de seguro era la más mencionada de la época por el nombre tan atractivo que tenía, pudiésemos pensar en un nombre tal como: “IGLESIA VIVIENTE DE LOS SANTOS EN CRISTO.”
3. Estaba como estas personas que no aceptan la vejez, a las cuales le dicen. “Mira a este viejo se cree que está vivo.” La iglesia de Sardis de seguro que estaba más organizada y más burocratizada que cualquier otra iglesia de nuestro tiempo.  Ella se creía viva.
 
 C. SU QUEJA DECLARA QUE LA REALIDAD ERA OTRA

1. Tienes NOMBRE de que vives y estás MUERTO. De cierto que en Sardis no había NADA que pudiera satisfacer a Cristo. Sus obras, aunque fuesen aparentemente visibles, para el Señor Jesucristo no tenían valor alguno.
2. Ella podía engañar a los que le rodeaban y tal vez al mundo, pero no al  Señor Cristo que conoce el interior de cada uno. Ya que al parecer su obra mayor era hacer que su nombre diese una imagen que iba en contra de la realidad.
3. Él sabía que allí nada se hacía para agradar al Dios vivo, sino para engrandecer el nombre de su iglesia.
TIENES NOMBRE = Todo lo que satisface el deseo y el ego hacia la reputación delante de los hombres.
ESTAS MUERTO  = No tienes nada que alegre el corazón de Dios, porque entre ella y Dios no hay comunión.
4.El Señor lo había dicho todo con esta apreciación de su condición interna, la cual se reflejaba frente a los hombres con una apariencia falsa que caía en la más vil de las HIPOCRESÍAS.
Estudie gratis el libro de Apocalipsis y otros libros de las Sagradas Escrituras, en el Ciclo estudios de Libros de la Biblia.

Escrito por:   Pastor José Mallén    Fecha de publicación  11/20/2011 12:15 AM
Número de visitantes  1967


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad