BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
El nacimiento de Cristo cambió el rumbo de las cosas
"¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!" Lucas 2:14
De vez en cuando, descubro que estoy pensando en el sorprendente esquema de la fe. Por ejemplo, parado en un aeropuerto, observo personas de aspecto importante, vestidas con trajes de negocio y con portafolios a su costado, que se detienen en una cafetería antes de salir apurados hacia otra explanada.Me pregunto ¿Hay alguno que piense en Dios?
Los creyentes comparten una creencia extraña en universos paralelos. Un universo consiste en vidrio, hierro, ropa de lana, portafolios de cuero y olor a café recién molido. El otro está formado por ángeles, fuerzas espirituales y lugares de ubicación desconocida llamados cielo e infierno. De manera palpable, nosotros habitamos el mundo material; es necesaria la fe para que uno se considere ciudadano del otro mundo invisible.
El nacimiento de Cristo cambió el rumbo de las cosas, y una gran lucha espiritual se desencadena cuando el Señor de ambos mundos desciende a vivir entre los hombres. En Belén, nació Jesús que hizo posible que nosotros tuviésemos la posibilidad de acceder a ser parte de Su reino. En este tiempo debemos dar gracias también a Dios el Padre "que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz, el cual nos ha librado de la potestad de las tinieblas, y trasladado al reino de su amado Hijo. (Col. 1:12-13). Por eso debemos unirnos a las palabra de las huestes celestiales y decir: !!Gloria a Dios en las alturas!
Lo que Jesús posteriormente llevó a cabo en el planeta Tierra hace posible que Dios, en un día futuro, resuelva todas las discordancias entre ambos sistemas. Con razón hubo un coro de ángeles que estalló en un cántico espontáneo; cántico que no sólo perturbó a algunos pastores, sino también a todo el universo (Lucas 2:13-14).

Reflexión: Lo más maravilloso y que siempre podemos disfrutar de la Navidad es «Emanuel»: ¡Dios con nosotros!.

Escrito por:   Editores de Nuestro Pan Diario    Fecha de publicación  12/21/2011 11:43 AM
Número de visitantes  1976


Próximo: ¡El Niño!
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad