BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Le han juzgado...

Todos hemos sido medidos con el criterio de otra persona, o evaluados bajo las preferencias personales de nuestros padres, hermanos y amigos. De hecho, instintivamente comparamos a cada persona que conocemos con nuestro patrón de "las cualidades más buscadas". Apariencia, personalidad, inteligencia y sinceridad, son algunas de las características que afectan el juicio que nos hacemos mutuamente. Aunque teóricamente podemos estar de acuerdo en que todas las personas son creadas de manera semejante, nos nivelamos en una escala que está de acuerdo con nuestro gusto. No tratamos a la gente, de acuerdo con un valor absoluto, sino relativo.
Los padres cometen un error cuando juzgan a sus hijos por las normas de la sociedad. Quizá la belleza sea el modelo más común, la cual, dice James Dobson, nuestra cultura ve como la "moneda de oro del valor humano". Con frecuencia los padres caen en la trampa de prestarle más atención al niño atractivo, quien los hace sentir mejor. Los otros niños sienten el dolor del rechazo, y la depresión que viene de saber que sencillamente no dan la talla. Como nuestra opinión de quiénes somos está determinada por aquellos que nos rodean, el niño que siente el rechazo de sus padres tendrá una carga emocional con la cual tratar, mientras se esfuerza por la integridad de la misma.
Si la apariencia es la moneda de oro del valor humano, seguro que la inteligencia es la de plata. Si usted tiene la buena fortuna de ser un "niño prodigio”, será aceptado por su brillantez. El prestigio está conectado con las notas altas en álgebra, ciencias políticas o programación de computadores.
Los niños pueden tener habilidades naturales para la música, el arte, o para hablar en público, y todavía sentir el aguijón del rechazo dentro de la cadena familiar. Dado el gran número de familias que no interactúan bien, incluso los niños dotados pueden crecer con sentimientos de depresión y odio por sí mismos. Los niños que son ignorados, o de quienes se abusa verbal y físicamente, conocen el dolor interior de sentir que realmente nadie los ama, y que no tienen ningún valor aparente.
Hay evidencia que David, que luego fue el rey de Israel, luego sufrió debido al rechazo de su padre y los hermanos mayores. Ellos se ofendieron por su rápido ascenso a la fama, y hubieran preferido que permaneciera en casa con las ovejas, a donde pertenecía.

Pero nos estamos adelantando a la historia que usted puede estudiar con nosotros en el curso Creciendo a través del Conflicto, lecciones disponibles en el ciclo de Estudios de Personajes Bíblicos.

Escrito por:   E. Lutzer - Creciendo a través del Conflicto    Fecha de publicación  1/19/2012 7:42 PM
Número de visitantes  1054


Previo: Cartas de Amor
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad