BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
Contraseña, p/este sitio::


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Aprender sobre el Amor - Segunda Parte

Como hijos de Dios, a usted y a mí se nos manda que mostremos la clase de amor que vemos en el ejemplo de nuestro Padre celestial y de su Hijo. Jesús dice claramente: "Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado" (Jn. 15:12). ¿De qué modo nos ha amado Jesús? ¿Qué clase de amor se supone que debemos dar a los demás? Hallamos las respuestas a dichas preguntas cuando vamos a Dios y su Palabra. Después de todo, Dios es amor y Él es la fuente de todo el amor, por lo tanto, tiene sentido fijarnos en las Escrituras para aprender lo que Él dice sobre el amor. Mientras lo hacía, descubrí cinco principios básicos que nos ayudan a comprender el amor cristiano, veamos el segundo:

Segundo principio: El amor es acción, no sólo palabras.

Arraigado en nuestra voluntad más que en nuestras emociones, el amor es algo que hacemos, no solamente palabras que pronunciamos. Sin embargo, poner en práctica nuestro amor no siempre resulta fácil, como sabe una esposa que llega a la entrada de la casa a las cinco y treinta de la tarde, seguida poco después por su esposo. Los dos han realizado una jornada larga en la oficina, así que ¿quién va a preparar la comida, lavar los platos y lavar la ropa? El amor significa que, aun cuando nos sentimos agotadas y sólo tenemos ganas de sentarnos sin hacer nada, cocinamos, servimos y lavamos. El amor tiene trabajo que realizar, y el amor lleva a cabo dicho trabajo -el amor entra en acción- incluso cuando hacerlo requiere un esfuerzo activo. Nuestras acciones --En respaldo a nuestras palabras- son la evidencia de nuestro amor. Por eso hemos sido llamadas a que «no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad» (1 Jn. 3:18). Estoy segura que Courtney (mi hija recién casada) está descubriendo continuamente lo que las palabras de su promesa de matrimonio significan a medida que las vive mediante las obras de amor que realiza por Paulo, con la ayuda de Dios. También estoy segura de que está aprendiendo a mirar hacia Dios para que Él le permita extender a su esposo (y a las demás personas en su vida) este tipo de amor dispuesto al servicio.
¿Dónde la ha colocado Dios para que muestre amor mediante sus acciones? Usando una frase de Edith Schaeffer, autora, esposa, madre, ama de hogar y abuela: ¿A quién puedes demostrarle amor «en las circunstancias diarias y comunes de la vida»?' Todos los miembros de la familia le proporcionan una oportunidad de poner en acción el vestido del amor y servir. Si va diariamente al trabajo, el amor tiene que obrar allí también. Si vive con compañeras de cuarto,
súbase las mangas y anímese a usted misma a hacer las obras de amor. En su vecindario, sus actividades voluntarias, su iglesia, sus lugares de recreo, debe mostrar el amor de Dios, y no solamente palabras y actitudes sino acciones. El
Espíritu de Dios, que está obrando en usted, hará que el fruto glorioso del amor florezca en su vida para que verdaderamente pueda realizar la obra de amor de Dios.

Si desea aprender sobre el Amor como característica del Fruto del Espíritu Santo, le motivamos a estudiar el curso el Jardín de la Gracia. Estas lecciones las encuentra en el ciclo de Estudios Bíblicos para Mujeres. ¡Inscríbase hoy!

Escrito por:   E. George - El Jardín de la Gracia de Dios    Fecha de publicación  2/14/2012 2:40 PM
Número de visitantes  1524


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad