BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Un Futuro sorprendente antes de morir

Jesús superó las expectativas del ladrón arrepentido. Te aseguro que hoy estarás conmigo en el paraíso (Lucas 23:43). Se reunirían ese mismo día. La frase estarás conmigo describe la comunión personal que disfrutarían juntos. La bendición más grande para el cristiano es que Dios nos llame a tener comunión con su Hijo (1 Corintios 1:9). La noche anterior, les había hecho una promesa similar a sus amigos más cercanos: Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté (Juan I 4:3). Increíblemente, jaque! ladrón recibió la misma promesa que recibieron los discípulos! Estaba tan seguro en los brazos de Jesús como lo habría estado si le hubiera servido desde su juventud.
Obviamente, Jesús murió antes que el ladrón, y estuvo listo para recibirlo en la morada eterna. Spurgeon escribió que aquel "hombre que fue la última compañía que tuvo nuestro Señor en la tierra", fue su "primera compañía en las puertas de! paraíso". El ladrón estuvo con Él durante la condenación y horas más tarde estaba con Él en la Salvación. Si el Cristo moribundo le pudo dar al ladrón una promesa de salvación eterna, ¡piense en lo que puede hacer el Cristo viviente!
A riesgo de ser más claro de lo que debería ser, resalto los siguientes hechos acerca de la salvación del ladrón:
- No hizo una parada intermedia en el purgatorio, cuando iba hacia el paraíso.
- No fue bautizado
- No recibió los últimos ritos de la santa comunión
- No le pidió ayuda a María, quien estaba a los pies de la cruz, para poder acercarse a Jesús.
Con el fin de enfatizar más la promesa, Jesús la precedió con estas palabras: 'Te digo la verdad". Esta fue una promesa girada al banco del cielo, tan digna de confianza como el hombre que la había hecho. Colgado en aparente impotencia, Jesús todavía controlaba la puerta al paraíso. Tenía poder para hacer una promesa a los que se arrepintieran, y para juzgar a los culpables. Nunca Jesús actuó más verdaderamente como Rey, que en aquel momento.


Escrito por:   E.Lutzer - Clamores desde la Cruz    Fecha de publicación  4/6/2012 10:32 PM
Número de visitantes  1353


Próximo: Heroés olvidados
Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad