BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
Se acerca el día

"La noche está avanzada, y se acerca el día" (Ro. 13:12).
La Escritura enseña que el creyente está viviendo en un mundo complejo, difícil, opuesto a Dios, resentido, sin esperanza. Al tiempo actual se llama la noche. Es la esfera en donde se manifiestan y reinan las tinieblas del pecado. En esa noche de impiedad de los hombres, irrumpió la luz de Dios en Cristo Jesús, que disipó las tinieblas con su resplandor (Jn. 1:9). Los hombres, amadores de las tinieblas, procuraron apagar la luz de Dios, clavándolo en la Cruz. Sin embargo, la resurrección puso firmemente establecida la Luz de Dios en el Resucitado, que se manifiesta en las tinieblas del mundo, y que brilla también por medio de los cristianos (Mt. 5:14-15). Pablo dijo antes que “nuestra salvación está más cerca de nosotros que cuando creímos” (v. 11), por tanto, la noche oscura de las tinieblas del mundo avanzó, y lo hizo en dos sentidos: Por un lado manifestando su presencia, es decir, las tinieblas se han ido haciendo más densas a medida que el tiempo transcurre. El príncipe de las tinieblas ha establecido un cerco a la luz procurando que la Luz absoluta que es Jesucristo, no resplandezca delante de los hombres, como enseña en mismo apóstol: “en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios” (2 Co. 4:4). Por otro lado, la noche avanzó, en relación con la aparición de Jesús que, en su segunda venida, alumbrará definitiva y perpetuamente la creación de Dios. El día del encuentro con Él está más próximo cada día. Mientras tanto estamos en la época controlada por los gobernadores de las tinieblas (Ef. 6:12), donde el pecado se exterioriza poderosamente, donde las aflicciones se producen y las lágrimas se manifiestan.
Pero, este tiempo está llegando a su fin, porque ya está cerca el día de la aparición de nuestro Señor. Sí, está a las puertas porque la noche está avanzada. Cuanto más transcurre la noche, más cerca está el día. La aparición de Jesucristo es inminente, el encuentro con Él es cada vez más próximo. En este momento cuando en la noche se producen aflicciones, otras veces intranquilidad y tantas veces lágrimas, puedo decir con seguridad: El Señor está cerca (Fil. 4:5).
Levanto mis ojos y veo ya, por fe, el resplandor de Su venida. Miro arriba y siento que todas las cosas son transitorias y pasajeras. Que por la noche durará el lloro, y a la mañana vendrá la alegría (Sal. 30:5). Muy pronto Jesús, a quien le llama el profeta “el Sol de justicia” (Mal. 4:2), alumbrará el mundo y disipará para siempre las tinieblas del pecado y de la corrupción. Entonces, la tristeza y las lágrimas serán solo un recuerdo del pasado. Allí entenderé que todos los conflictos en mi vida fueron concesión divina para afirmar mi fe. En el encuentro con él, la mañana admirable durará perpetuamente. Al verle conoceré que siempre fui objeto de su amor, que nunca estuve solo, porque en la noche caminó a mi lado. Ahora puedo oír el aliento de su promesa: “He aquí vengo pronto”, y desde mi corazón, tal vez muy quebrantado, se levanta una oración de fe y digo en sintonía con el Espíritu: Amén, sí, ven Señor Jesús.

Escrito por:   Pastor Samuel Pérez Millos    Fecha de publicación  10/5/2012 9:23 AM
Número de visitantes  1277


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad