BBN Radio
Cómo Ir Al CieloRadioInstituto BíblicoChatRecursosIdiomasDonacionesContáctenos
Inscribirse|Acceso a los Cursos|Ayudas a sus Preguntas|BI Ayuda de Audio|Quienes somos|Herramientas|Testimonios|
Sector del estudiante
Entrada del estudiante
nombre del usuario:
contraseña:


¿olvidó su contraseña?
¿olvidó su usuario?
No es un estudiante aún
¡Dios nunca me ha fallado!

"La oración eficaz del justo puede mucho." Santiago 5:16 (RVR)
¿Cuánto es mucho? Todo depende de cuánto tengas. Mucho para Connie mi hija es una mano llena de caramelos. Mucho es una décima de segundo para Usain Bolt cuando quiere bajar su record olímpico en 100 metros. Para Santiago, mucho es la cantidad de respuestas de Dios a pedidos de un hombre justo. En días donde dejamos de orar, y perdimos el hábito de ser cristianos de oración, cuando la membrecía en los cultos de oración de la semana están mermados, cuando no tenemos la constancia para seguir orando, excepto que el problema haya explotado, Santiago nos recuerda esta máxima de Dios y la misma refleja lo que Muller hizo:
George Muller, es conocido por haberles dado cuidado a huérfanos en Bristol, Inglaterra, en el siglo 19. Este mismo hombre dijo que haciendo un estimado Dios le contesto más de 50.000 oraciones. ¡En su diario él escribió, " Dios nunca me ha fallado! Por casi 70 años cada necesidad en conexión con este trabajo había sido suplida, contestada. Todo porque creo en la oración."
Una vez se encontraba cruzando el Atlántico pues se dirigía a una conferencia en Canadá, la densa niebla era totalmente cegadora. Era difícil conducir un barco en tanta niebla, podría chocar con otra nave. Muller se arrodillo al lado del capitán y oro, pidiéndole a Dios que la niebla se desapareciera. Cuando fueron a cubierta el Capitán se veía asombrado, se quedo sin habla. La niebla se había desaparecido completamente, y Muller pudo llegar a Canadá sin contra tiempos.
La oración de fe era lo que Muller practicaba. Algunas de sus oraciones no habían sido contestadas tan rápido, pero fueron contestadas todas. El oró por cincuenta años por dos hombres, hijos de un amigo para que se convirtieran a Dios. Un poco después de su muerte, ambos hombres aceptaron a Jesús como su Salvador y Dios. Uno de ellos se convirtió en el funeral de Muller. Muller decía que cuando Dios lo inquietaba a orar por lo que fuera, él no se daba por vencido hasta que la oración fuera contestada. La oración del justo es poderosa y efectiva.

REFLEXIÓN – ¿Puedes orar mucho? Orá más.

Un gran abrazo y bendiciones

Escrito por:   Daniel Pérez Cliffe    Fecha de publicación  11/6/2012 4:28 PM
Número de visitantes  794


Login                                                                                           Herramientas bíblicas   Derechos de autor   Privacidad